Temor por retorno de combatientes australianos en Siria

Así lo apuntó la Organización Australiana de Inteligencia y Seguridad.

El conficlto en Siria ha cobrado la vida de miles de personas hasta hoy./ EFE

 Australia teme el retorno de los combatientes australianos entrenados en el uso de armas y explosivos en la guerra civil de Siria ante el peligro de que en el futuro cometan atentados en su país.

La Organización Australiana de Inteligencia y Seguridad de Australia (ASIO) apuntó en su último informe que en la actualidad hay unas 200 personas de nacionalidad australiana que combaten en el conflicto sirio, de los cuales al menos cuatro habrían perdido la vida en combate, mientras que los informes policiales rebajan la cifra a un centenar de combatientes.

La inteligencia australiana advirtió de la posibilidad de que los extremistas regresen a Australia para atentar contra objetivos occidentales o durante la cumbre de líderes del G20 que en 2014 se celebrará en la ciudad australiana de Brisbane.

"Son ciudadanos australianos y no se les puede despojar de su ciudadanía (...) Si fueron a combatir, no podemos evitar su regreso" al país, comentó el exministro de Asuntos Exteriores Bob Carr, en una reciente entrevista con la televisión.

Las autoridades australianas, amparadas bajo las leyes que prohíben a sus ciudadanos unirse a conflictos armados en el extranjero, detuvieron a principios de mes a dos personas relacionadas con la contienda en Siria.

Uno de ellos pretendía viajar al país de Oriente Medio, mientras un segundo fue acusado de organizar los desplazamientos hasta Siria y de permanecer en contacto con grupos extremistas relacionados con Al Qaeda.

El servicio de inteligencia australiana también canceló los pasaportes de al menos 20 musulmanes residentes en Sídney por el temor a que estos hombres viajen al extranjero para participar en actos "violentos de motivación política".

El abogado de los desposeídos del documento, Zali Burrows, dijo al diario "The Sydney Morning Herald", que algunos de los acusados pretendían ir a Bali de vacaciones o viajaban para visitar a un familiar enfermo.

"Estamos siendo tratados injustamente. Mis antecedentes están limpios, brillan como el oro. Yo no soy un criminal", manifestó a la agencia "Fairfax" Abu Bakr, de 19 años, y catalogado por las autoridades australianas como sospechoso.

La mayoría de los australianos que han logrado llegar a Siria, vía Turquía o el Líbano, han sido reclutados por el Frente al Nusra o Jabhat al Nusr, grupos afiliados a Al Qaeda.

"Abu Asma al Australi", un australiano con orígenes musulmanes que residía en Siria, se inmoló al empotrar un camión con 12 toneladas de explosivos en un control de seguridad del Ejército sirio, y se convirtió en el primer "mártir" australiano.

El suicida, presuntamente identificado con el nombre de Ahmed, de 27 años y exresidente en Brisbane, hizo un llamamiento a la guerra santa en el vídeo donde puede verse su muerte, aunque la familia del presunto terrorista asegura que él sigue vivo y ahora reside en Turquía.

El perfil del combatiente en Siria coincide muchas veces con la de un "inmigrante de primera o segunda generación" de origen libanés que no se siente totalmente integrado a Australia y cree que con su lucha pueden contribuir al mundo y convertirse en alguien importante", explicó a Efe David Malet, experto en relaciones internacionales de la Universidad de Melbourne.

Estos combatientes musulmanes, que tienen cierta holgura económica generalmente "van del lado sunní para luchar contra el Gobierno, donde están los chiíes", subrayó el experto.

Malet, autor del libro "Combatientes extranjeros: Identidad trasnacional en conflictos civiles", recordó que un grupo de hombres que combatieron en Somalia vinculados al grupo terrorista Al Shabab planearon un ataque en 2009 contra un cuartel militar australiano.

"Con menos ataques suicidas en Siria en comparación a Irak, los combatientes tienen más posibilidades de sobrevivir" y se teme que éstos puedan poner en práctica enAustralia los conocimientos aprendidos sobre el uso de armas y explosivos, señaló el profesor.

Según Malet, algunos de los "yihadistas" podrían retornar a Australia después de un eventual fin del conflicto en Siria o de lo contrario, ante un panorama de rechazo en sus propio país, seguir buscando su 'modus vivendi' en otras guerras, como pasó con otros combatientes que se desplazaron de Afganistán a Somalia o Chechenia.

463125

2013-12-09T15:58:31-05:00

article

2013-12-09T15:58:31-05:00

ee-admin

none

EFE

El Mundo

Temor por retorno de combatientes australianos en Siria

55

4415

4470