Tensión marítima

A menos de un mes de que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) emita su fallo sobre el diferendo que mantienen Nicaragua y Colombia por la posesión de seis cayos que rodean a las islas colombianas de San Andrés y Providencia, un barco del gobierno de Managua fue interceptado cuando se dirigía a hacer exploraciones pesqueras primero en Quitasueño, una de las áreas en disputa, y posteriormente a 30 millas al noreste en el Mar Caribe.

El buque enviado por el Gobierno de Managua  iba a hacer investigación pesquera en el cayo colombiano de Quitasueño. / Luis Ángel
El buque enviado por el Gobierno de Managua iba a hacer investigación pesquera en el cayo colombiano de Quitasueño. / Luis Ángel

Pese a los llamados de la Armada Nacional de Colombia para que la embarcación no continuara con su recorrido, el capitán del navío afirmó tener ordenes estrictas de Managua de dirigirse hacia Quitasueño, aunque accedió a detener sus máquinas sin regresar a su país. Quitasueño, sin embargo, se encuentra bajo la soberanía colombiana en tanto la CIJ no determine lo contrario, por tal razón las autoridades podrían actuar por la fuerza para defender el territorio.

El jefe operativo de la Armada colombiana, vicealmirante Hernando Wills, dijo que el buque nicaragüense se llama Mede-Pesca-III y pertenece al Instituto Nacional de Pesca y Agricultura de Nicaragua. Agregó que por ningún motivo se le permitiría llegar a territorio colombiano. La Armada pidió cordura al gobierno de Nicaragua y que retirara el buque lo más pronto posible, pero hasta el cierre de esta edición no había reacción alguna desde el país centroamericano, donde los medios de comunicación ni siquiera publicaban información.

Wills indicó que se trata de la primera vez que hay presencia de un buque gubernamental en aguas colombianas, ya que los incidentes ocurridos en el pasado fueron protagonizados por barcazas de pesca particulares sin autorización y cuyos ocupantes fueron detenidos.

El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, afirmó que el incidente constituye “un hecho violatorio de la soberanía de Colombia”, aunque sus fuerzas procederán de manera pasiva y acatando todos los protocolos de la ley marítima internacional ante la provocación.

La disputa entre Colombia y Nicaragüa por estos territorios caribeños tiene sus raíces en 1928, cuando se firmó el Tratado Esguerra-Bárcenas, que asignó a Colombia las aguas e islas ubicadas a partir del meridiano 82 hacia el este. Nicaragua, que para entonces estaba ocupada por Estados Unidos, reclamó después la soberanía y en 2001 presentó ante la CIJ la demanda que está en proceso y cuyo fallo se conocerá durante la primera quincena de noviembre.