Termina el debate entre Hillary Clinton y Donald Trump: ¿cómo los vieron los medios?

La mayoría de los grandes medios estadounidenses afirmaron el liderazgo de la candidata demócrata durante el debate. El chequeo de datos dejó mal parado a Trump.

Donald Trump y Hillary Clinton durante el debate en la Universidad de Hofstra, en el estado de Nueva York.

Siempre existe una diferencia esencial entre aquello que piensan los medios y aquello que piensan los votantes. Por un lado, los votantes eligen, si se quiere, con la emoción: la razón resulta innecesaria, sólo es menester el impulso de un sentimiento. Por el otro, los medios se decantan por el método científico: cada declaración debe estar basada en una verdad y la verdad debe ser comprobable. Verificable. Eso fue lo que hicieron los medios principales de Estados Unidos mientras Clinton y Trump discutían en la Universidad Hofstra, en el estado de Nueva York, en su primero de tres debates en la carrera presidencial.

El diario Los Angeles Times aseguró que Clinton fue la ganadora de las dos primeras rondas del debate. Para la publicación, Trump perdió espacio cuando dijo, por ejemplo, que él nunca había declarado que el cambio climático era parte de una conspiración de China. Sin embargo, Trump sí lo dijo: está comprobado en uno de sus tuits de junio de 2012. Trump proveyó frases que, de seguro, servirán para reforzar su aura de bromista. “No pagó ningún impuesto”, le dijo Clinton. “Eso me hace inteligente”, respondió Trump.

Para Los Angeles Times, Trump estuvo demasiado expuesto. Cuando se habló de su declaración de renta, que no ha presentado y que le significó un escándalo robusto en las últimas semanas, Trump dijo que no podía presentarla porque estaba siendo auditado. El diario lo desmintió con base en las reglas del IRS, que es el organismo fiscal del país. De cara al modo en que estaba llevando el debate, en un tono de cierta agresividad y desafiante, Michael Finnegan, uno de los reporteros del diario, aseguró: “Trump, que es altamente impopular entre las mujeres, ha desafiado el conocimiento convencional desde el primer día de su iconoclástica campaña. La pregunta es: ¿Importará?”.

Los reporteros de The New York Times tuvieron una posición parecida a la de los de Los Angeles Times. Mientras más avanzaba el debate, más hundido veían a Trump. Cuando Clinton aseguró que él había apoyado la guerra de Irak, Trump lo negó en varias ocasiones. Lester Holt, el periodista que moderaba el debate, comprobó que sí lo había dicho. The New York Times señaló desde entonces una caída continua para el candidato republicano. “Esta sección de Trump hablando sobre la guerra de Irak no es uno de sus mejores momentos”, aseguró Adam Nagourney.  Cuando Trump afirmó que tenía “mejor temperamento” que Clinton, la periodista Maggie Haberman dijo: “Este tampoco es un buen momento para Trump”. Nick Confessore, otro de los reporteros del diario, aseguró: “Clinton ha controlado el ritmo de la mayoría del debate”. Y Nagourney remató: “Me preguntó si (Trump) se preparará más la próxima vez”. Aún no es seguro que el candidato republicano se presente en los dos próximos debates, que serán el 9 y el 19 de octubre.

Para The Washington Post, Trump dijo verdades a medias. El candidato republicano aseguró que 88 militares le mostraron su total apoyo. Sin embargo, el diario comprobó que la mayoría de las fuerzas armadas se han mostrado en su contra y que, de hecho, han dudado de sus capacidades para tomar decisiones militares. En cuanto a sus negocios, el diario aseguró que Trump ha llevado sus negocios con altas deudas, “al menos en el pasado”, luego de que él asegurara que era muy cauto a la hora de hacer inversiones. Cuando Trump aseguró que quería cuidar a las minorías y los derechos de las mujeres, el diario presentó una encuesta en la que el 59% de los estadounidenses encuestados dicen que Trump apela a prejuicios sobre las minorías y las mujeres para ganar votantes. Una de las últimas frases de Trump fue: “Si ella gana, la apoyaré completamente”. Para los medios, por lo menos, esa posibilidad no resulta lejana. Quién sabe si para los votantes.