Texas les prohibió a sus ciudadanos vetar el fracking

En noviembre de 2014, los ciudadanos de Denton (Texas) lograron desde las urnas prohibir el fracking dentro de los límites urbanos de la ciudad. Sin embargo el estado aprobó una ley que impide vetar la perforación hidráulica.

Archivo EFE

 Cuenta la BBC Mundo que la proximidad de los pozos de petróleo a las áreas residenciales fue lo que impulsó a los habitantes de Danton, un pueblo del estado de Texas, a recolectar firmas en contra de la perforación hidráulica. Adam Briggle, profesor de la Universidad del Norte de Texas y residente de Denton, le explicó a ese medio que existen alrededor de 300 pozos en los límites de la ciudad y que hay vecindarios atrapados entre pozos de gas.

La fracturación hidráulica o fracking, es un método de extracción de petróleo o gas de esquisto, un hidrocarburo encontrado entre capas de roca a gran profundidad. Una vez se ha perforado hasta alcanzar la roca, se inyecta agua con aditivos químicos a alta presión para fracturar la roca y liberar el gas. Esta controvertida técnica ha estado detrás del' boom' de la producción energética en los Estados Unidos, y ha sido también blanco de fuertes críticas por parte de grupos medioambientales.

Por eso, la comunidad de Denton expresó sus dudas sobre el fracking a las compañías energéticas de la zona, pero no recibieron respuesta. Dwight Jillik, quien vive cerca a una zona de perforación, le dijo a la BBC que las empresas los habían ignorado por completo: nadie devolvió sus llamadas ni contestó sus cartas llenas de inquietudes.

La actitud indiferente de las empresas fue lo que movilizó a la comunidad, y para noviembre de 2014, Denton se había convertido en la primera ciudad del estado de Texas -uno de los estados en EE.UU. con mayor cantidad de pozos de fracturación hidráulica- en la que se había vetado el fracking.

A pesar de las crecientes dudas acerca del impacto medioambiental de este método de perforación, Todd Staples, presidente de la Asociación Texana del Gas y el Petróleo, lo defendió y aseguró que sobre él se había dado información errónea proporcionada por aquellos que se oponen a la industria del petróleo.

La dicha para los electores de Denton duró poco. Al día siguiente de que la prohibición se hiciera efectiva, dos demandas fueron presentadas en Austin, capital del estado, con apoyo de personas como Todd Staples. Según él, se habían comprometido los derechos de los propietarios mineros, a quienes se les estaba negando acceso a su propiedad, "algo que está protegido por la constitución de Estados Unidos”.

Días después de que se anulara el veto al fracking, los camiones y la maquinaria pesada estaban de vuelta en la ciudad. Las protestas se reanudaron, y el profesor Adam Briggle dijo que es difícil divisar qué caminos les quedan a quienes, como él, no quieren el fracking cerca de sus casas. Que no son muchos después de que su estado, Texas, sacara una ley que, en palabras de la BBC,"en esencia prohíbe los vetos al fracking
".

Temas relacionados

 

últimas noticias