Theresa May sabía que el Brexit afectaría la economía del Reino Unido y ahora busca salirse del bloque de mercado

Una grabación del diario The Guardian reveló los temores de la primera ministra por la salida del Reino Unido de la UE. Ahora que debe afrontarla, en cambio, May apela por proteger las fronteras aunque se pierda el mercado.

La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, durante una reunión de la UE en Bruselas.AFP

En mayo, un mes antes de que los británicos votaran a favor de la salida del Reino Unido de la Unión Europa, la entonces política conservadora Theresa May dijo ante representantes de Goldman Sachs: “Creo que los argumentos económicos son claros. Pienso que ser parte de un bloque de comercio de 500 millones de personases significativo para nosotros. Creo, como les decía un poco antes, que uno de los temas es que mucha gente invertirá aquí en el Reino Unido porque el Reino Unido está en Europa. Si no estuviera en Europa, creo que habría firmas y compañías que se preguntarían: ‘¿necesitamos más bien desarrollar una presencia en Europa continental que una presencia en el Reino Unido?’ De modo que creo que hay beneficios definitivos para nosotros en términos económicos”.

Las declaraciones, reveladas a través de un audio filtrado al diario The Guardian, resultaron polémicas porque la posición de May, hoy primera ministra del Reino Unido, es ahora por completo contraria: para realizar el proceso de salida de la UE, May ha dicho que prefiere una “salida dura”, es decir, priorizar el control de las migraciones por encima del mercado común. Dicho de otro modo, May —que toma las decisiones sobre la salida — está más decantada a que el Reino Unido cierre sus fronteras a los migrantes que a continuar en el mercado común, que tendría los beneficios que ella misma conoce y conoció desde antes de que el Brexit ganara.

Sus críticos se preguntan por qué May, que reconocía los beneficios económicos, es ahora la abanderada de una política que, en sus propias palabras, no traería ventajas al Reino Unido. Líderes políticos ingleses como Tim Farron y Jeremy Corbyn aseguraron incluso que May careció del “coraje político” para advertirles a los ingleses sobre las desventajas económicas que traería la salida de la Unión Europea antes de que el Brexit ganara. En cambio, el diario The Guardian señala que May tomó una posición tibia hasta las últimas semanas previas a la votación.

Algunas de las bancadas piden ahora a May que revele el plan específico de fuga de la Unión Europea. Hasta ahora, May ha sido reticente a revelar la estrategia detallada de cómo se saldrá el Reino Unido, pero se ha mostrado más favorable por la opción “dura”. Sus declaraciones tuvieron impacto incluso en Alemania, que insistió en que el Reino Unido se mantuviera dentro del bloque. Jürgen Hardt, uno de los líderes de la Unión Democrática Cristiana, que hace parte de los aliados de la canciller Ángela Merkel, dijo: “El más alto y principal deber de la primera ministra es prevenir a su país de hacerse daño. Por supuesto, ahora es confrontada por un gran dilema porque ella simplemente no puede llenar las expectativas de quienes apoyaron el Brexit: dejar la Unión Europea y ser capaces de liderar al país a la prosperidad económica al mismo tiempo ha sido siempre una ilusión”.

En el mismo sentido se expresó Axel Schäfer, según registra el diario The Guardian: “Dejar la UE no será un éxito económico ni político: Theresa May reconoció esto un mes antes del referendo. Por qué no mostró un compromiso similar en la campaña de la permanencia en público permanece en el misterio. Esa no es la manera de mostrar responsabilidad y liderazgo en política”.

Temas relacionados