Tifón "Talas" dejó 28 muertos en su paso por Japón

A su pasó se llevó por delante infraestructuras, desbordó ríos y causó numerosos desplazamientos de tierra.

Al menos 28 personas han muerto, 56 están desaparecidas y varios miles permanecen aisladas tras el paso por el centro y sur de Japón del potente tifón “Talas” , el más destructivo en los últimos siete años en el archipiélago, según los datos difundidos por la televisión pública nipona NHK.

El “Talas” tocó tierra este sábado en la isla de Shikoku (sur) y avanzó por el oeste con lluvias torrenciales y vientos de hasta 108 kilómetros por hora, hasta alejarse este lunes lentamente hacia el norte por el Mar de Japón ya convertido en tormenta tropical.

A su pasó se llevó por delante infraestructuras, desbordó ríos y causó numerosos corrimientos de tierra en las zonas costeras, donde los equipos de rescate trabajan hoy para intentar restaurar las vías cortadas y acceder a las zonas más remotas.

En la península occidental de Kii, al sur de Osaka y donde se encuentra la provincia de Wakayama, una de las más afectadas, las precipitaciones caídas durante estos días llegaron a dejar el récord histórico de 1.800 milímetros y causaron aludes de barro que sepultaron decenas de viviendas.

En esta zona se ordenó evacuar a más de 16.000 residentes, al tiempo que las autoridades recomendaron dejar sus viviendas a otras 30.000 ante el peligro de avalanchas e inundaciones.

Conforme a las cifras sin desglosar difundidas por NHK, solo en Wakayama las autoridades confirmaron la muerte de al menos 15 personas y 27 desaparecidos por el “Talas”.

El tifón mantiene todavía en alerta máxima a unas veinte de las 47 provincias de Japón, incluida Tokio, informó la Agencia Meteorológica nipona.

Miembros de la Policía, los Bomberos y las Fuerzas de Auto Defensa se esforzaban por alcanzar zonas en las que se calcula hay unas 3.600 personas aisladas, según la agencia local Kyodo, mientras las televisiones mostraban imágenes de barrios enteros inundados y vehículos arrastrados por las aguas.

En la ciudad de Tanabe, la segunda de Wakayama, un corrimiento de tierras destruyó tres viviendas, acabó con la vida de una persona y dejó siete desaparecidos, mientras que en el vecino pueblo de Nachi Katsuura, los equipos de emergencia encontraron el cuerpo de una persona que pereció ahogada en el interior de su coche.

La mayoría de las víctimas se produjeron a causa de avalanchas de tierra y barro o por la fuerza de las aguas, que arrastraron vehículos e inundaron unas 13.500 viviendas, según la cadena pública NHK.

El nuevo primer ministro, Yoshihiko Noda, insistió en que se hará todo lo posible “para rescatar a la gente y buscar a los desaparecidos”, después de que su Gobierno se viera obligado a establecer anoche un gabinete de crisis ante los estragos del tifón.

El “Talas” supone uno de los primeros desafíos a la gestión de Noda después de que asumiera el poder el pasado viernes tras la dimisión de Naoto Kan, muy criticado precisamente por su modo de gestionar la triple catástrofe del terremoto, el tsunami y la crisis nuclear del pasado marzo.

Temas relacionados

 

últimas noticias