'Todos sabíamos de los riesgos' del diferendo limítrofe con Nicaragua

El exjefe del equipo defensor de Colombia contra Nicaragua dice que él y los mandatarios de turno sabían que el país no tenía nada que ganar en la CIJ .

Julio Londoño dice que es posible negociar con Nicaragua para modificar el fallo de la CIJ.  / Luis Ángel-El Espectador
Julio Londoño dice que es posible negociar con Nicaragua para modificar el fallo de la CIJ. / Luis Ángel-El Espectador

Cinco meses después de emitido el fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que entregó a Nicaragua una porción de mar antes perteneciente a Colombia y ocasionó una lluvia de críticas en el país contra quienes defendieron los intereses colombianos, el jefe del equipo defensor, Julio Londoño, ha decidido explicar por qué la decisión de La Haya no representa una tragedia para el país. Según el excanciller, Colombia sigue siendo la reina del Caribe, pese a las aguas que perdió.

En un artículo publicado en El Espectador el domingo pasado, Claudia Morales decía que en 2008 Uribe aprobó una línea media que ustedes le presentaron, para pedirle a la Corte que esa fuera la nueva delimitación marítima. Esa línea dejaba del lado de Nicaragua el área de pesca industrial de Luna Verde...

Después de que la Corte dijo en diciembre de 2007 que el meridiano 82 no era un límite marítimo, Colombia no tenía otra opción que presentar otra línea, que incluso fuera más al occidente que el meridiano 82. Es decir, que fuera más favorable para Colombia. Esa fue la línea que propusimos, que es una construcción jurídica geométrica. En el sector norte, entre el meridiano y la línea media, queda un triángulo donde está esa zona de pesca. Eso no había forma de defenderlo al modificar la línea. Era jurídicamente imposible decir que hicieran una excepción para que Luna Verde quedara en el lado colombiano. Nuestra posición no era “ceder” esa área. Es que no había otra alternativa.

La pérdida de Luna Verde detonó muchas críticas contra su equipo. ¿Qué tan trágica es esta pérdida?

En ese lugar se ha venido reduciendo la pesca tradicionalmente. Me han dicho que lo que se captura ahora es mínimo, comparado con lo que había antes. Hay otras áreas del archipiélago donde tal vez no haya tanta langosta, pero sí otras cosas importantes. En Luna Verde hay un área importante para la pesca industrial, no artesanal. Antes del fallo, eran alrededor de 300 los que se decían pescadores artesanales que trabajaban allí. Después del fallo, son alrededor de tres mil. La gente de San Andrés no es propiamente un gran pueblo de pescadores, el número de artesanales era muy reducido, pero ahora todos dicen que eran pescadores.

Sin Luna Verde, ¿Colombia sigue siendo la ‘reina del Caribe?

Lo es, porque queda con el 64% del Caribe occidental, frente a todos los demás estados en el área. Nuestra doble condición de estado continental y de tener el archipiélago nos da esa connotación. Todavía controlamos el centro del Caribe.

Mientras el diferendo estuvo en curso, el Gobierno elogió a quienes componían el equipo defensor de Colombia. Usted ha dicho que es un grupo que hizo un trabajo sin precedentes y que tuvo una argumentación sólida. ¿El Gobierno les ha reconocido algo después del fallo?

El Gobierno sabe muy bien que fue un trabajo denodado, pero no ha habido un reconocimiento expreso. Creo que, por lo menos en sus últimas declaraciones, la canciller ha sido adecuada y no se ha ido en contra, como se estaba señalando anteriormente. Cuando Pastrana me dijo que fuera el agente de Colombia, yo le rogué para que no me eligiera, pero insistió. Yo conozco el tema, sabía muy bien los problemas que iba a haber. Los gobiernos de Colombia también lo sabían. Recuerdo un editorial de Rodrigo Pardo en El Tiempo: decía que “Colombia no tiene nada que ganar y Nicaragua no tiene nada que perder”.

¿Cree que con el tiempo se va a ver el fallo de manera más objetiva ?

Es difícil, creo que por ahora va a seguir así. Cada uno habla de una forma. Yo entiendo que la coyuntura política es muy complicada en este momento, pero le tocó al presidente Santos y a la canciller. Les hubiera podido tocar a otros. Todos sabíamos que esto tenía riesgos y dificultades. Sabíamos que no íbamos a quedar en la misma condición, porque cualquier fallo iba a traer problemas. Si le hubieran dado toda la razón a la línea media propuesta por Colombia, aún así hubiera quedado Luna Verde del lado de los nicaragüenses y algunos estarían diciendo que por eso nos vamos a morir de hambre.

Usted ha señalado que todas las tesis de Nicaragua fueron rechazadas por la CIJ. No obstante, ellos se conocen como los ganadores del fallo...

Aunque la Corte hubiera aceptado la línea media de Colombia, Nicaragua habría dicho que ganó porque acabó con el meridiano 82. Ellos manejaron las cosas así porque no tenían nada que perder. Además, sin duda la Corte les dio mucho más que el meridiano 82.

¿Qué espera del nuevo equipo de juristas que están asesorando al Gobierno para hacerle frente al fallo?

Vamos a ver qué dicen. Ojalá encuentren algún medio. Es difícil, porque el recurso de interpretación está perfectamente reglamentado y el recurso de revisión también. En principio, esos recursos son difíciles. Colombia puede usarlos, pero es abrir otro pleito , nombrar otro equipo, empezar de nuevo...

¿Otro pleito y otros riesgos?

Sí. Y ese riesgo es posiblemente mayor, porque los procedimientos de revisión e interpretación están perfectamente claros y están perfectamente reglamentados. Ahí le va a quedar mucho más fácil a la Corte tomar decisiones.

Ellos (los asesores) y el Gobierno están haciendo lo que pueden hacer. Yo me pongo en su posición y pienso que lo que habría que hacer es negociar con Nicaragua. Están dando algunos pasos en ese aspecto fundamental. Hubo un caso entre Dinamarca y Noruega, en el que la CIJ falló sobre la delimitación de unas islas, pero las partes hicieron un tratado diferente y modificaron el fallo. Es posible.

[email protected]

@DanielSalgar1

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?