Tormenta tropical Sandy tocó tierra

El fenómeno natural redujo ligeramente la velocidad de sus vientos.

Algunas zonas bajas de Nueva York y Nueva Jersey comenzaron a sufrir inundaciones y cortes de electricidad antes de la llegada del huracán "Sandy", que tiene paralizada la costa este de EE.UU. y también la campaña electoral.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos alertó a las 20.00 GMT que el centro de "Sandy" estaba a unos 90 kilómetros al este-sureste de Cape May y a unos 105 kilómetros al sureste de Atlantic City, ambas en el estado de Nueva Jersey.

Con unos vientos máximos sostenidos de 150 kilómetros por hora y una velocidad de desplazamiento de 44 kilómetros por hora, el ojo de "Sandy", de categoría uno de una escala de cinco, alcanzará la costa del extremo sur de Nueva Jersey o la costa central de Delaware en las próximas tres a cinco horas, dijo el CNH.

En una declaración desde la Casa Blanca, el presidente Barack Obama afirmó que "ésta será una gran y difícil tormenta" que va a afectar a "millones de personas", pero se manifestó seguro de que el país está preparados para afrontarla.

El mandatario, al igual que el candidato republicano para las elecciones presidenciales del 6 de noviembre, Mitt Romney, ha cancelado sus actos de campaña del lunes y martes debido al huracán.

Los estados de Delaware, Rhode Island, Pensilvania, Connecticut, Virginia, Nueva Jersey, Nueva York, Maryland y el Distrito Federal (DC) han sido declarados en estado de emergencia.

"La mayor amenaza es el oleaje y la subida del nivel de agua del mar", que podría poner en riesgo vidas humanas, indicó a Efe en Miami Todd Kimberlaind, portavoz del CNH.

El área metropolitana de Nueva York, con 19 millones de habitantes, está situada en una zona de islas, ríos, canales, estrechos y pantanos, y por ello el mayor peligro está en las inundaciones causadas por las crecidas de más de tres metros que se esperan debido a la coincidencia del huracán con la pleamar.

Desde esta mañana se registraban ya pequeñas inundaciones en zonas bajas de Manhattan, Red Hook (Brooklyn), Hoboken (en la vecina Nueva Jersey y al otro lado del río Hudson) o el condado de Suffolk, en Long Island y fuera ya de la Gran Manzana.

En la costa atlántica de Nueva Jersey, donde se espera que "Sandy" toque tierra, Atlantic City, una ciudad costera famosa por sus casinos, evacuada este domingo, estaba bajo las aguas.

Aunque faltan horas para su llegada, "Sandy" ha dejado ya a unas 165.000 personas sin electricidad en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

También en Delaware cientos de residentes están ya sin energía eléctrica, indicaron las autoridades.

Las aerolíneas que operan en la costa este de Estados Unidos se vieron obligadas a cancelar más de 10.000 vuelos desde el pasado sábado ante la llegada de "Sandy".

La mayoría de cancelaciones ha tenido lugar en el aeropuerto internacional de Filadelfia, así como el de La Guardia y el John F.

Kennedy de Nueva York, según el rastreador de vuelos Flightstats.com

Este lunes 7.447 vuelos fueron cancelados y otros 1.250 sufrieron retrasos. Además, las aerolíneas ya han anunciado otras 2.608 cancelaciones para el martes y es posible que el flujo normal de vuelos se vea afectado incluso el miércoles.

El huracán obligó  a cancelar unos 120 vuelos en el aeropuerto internacional de Miami, en Florida, informaron las autoridades.

Las calles de Nueva York y Washington se veían vacías, aunque en la primera algunas personas desafiaron la prohibición de acudir a los parques y las orillas del Hudson para presenciar este espectáculo de la naturaleza.

En Washington, la mayoría de escuelas y universidades, así como las oficinas estatales y municipales, están cerradas y los servicios de transporte público dejaron de estar operativos desde la medianoche pasada.

El Tribunal Supremo de Justicia de Estados Unidos celebró una sesión a pesar del huracán, pero mañana estará cerrado.

La bolsa de Nueva York (NYSE) no operó y también permanecerá cerrada el martes debido a la llegada de "Sandy", y la sede general de Naciones Unidas no abrió ni lo hará mañana.

La mayor parte de los puentes de Nueva York, entre ellos el George Washington, que conecta la isla de Manhattan con Nueva Jersey, cerrará a partir de las 19.00 hora local (23.00 GMT), según anunció el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, en una conferencia de prensa.

Cuomo, quien informó que por ahora permanecerán abiertos los túneles Lincoln y Midtown, alertó a los neoyorquinos que lo peor de esta tormenta "todavía está por llegar".

Una grúa gigante se partió parcialmente junto a un lujoso edificio de Nueva York cercano a Central Park, a causa de los fuertes vientos provocados por el huracán "Sandy".

Ante el progresivo agravamiento de la situación en Nueva York, las autoridades estatales y municipales pidieron a los residentes de las zonas en peligro que obedezcan las órdenes de evacuación.

La municipalidad ha dispuesto 26 autobuses para trasladar a los evacuados a 76 refugios que se han habilitado con 16.000 camas en toda la ciudad, pero buena parte de esos albergues están registrando una ocupación mínima o nula, según han podido constatar las visitas de varios medios de comunicación.

La policía neoyorquina está llamando puerta por puerta y pidiendo con altavoces al público que salga de sus hogares.

Unas 350.000 personas deben ser evacuadas de las zonas inundables, pero muchos se resisten a dejar sus hogares, al igual que en el vecino estado de Nueva Jersey.

"No sean estúpidos ni egoístas y no pongan en riesgo sus vidas ni la del personal de salvamento" afirmó por su parte el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

Un 25 % de los residentes de las zonas de la costa del estado no han querido abandonar sus hogares de acuerdo con Christie, mientras que en otras zonas susceptibles a inundaciones el 90 % ha sido evacuado.