Trabajo artesanal y antigüedades llenan de magia a Río de Janeiro