Trasladan a EE.UU. a dos niños hondureños quemados en explosión en mercado

Los niños sufrieron graves quemaduras de segundo y tercer grado en casi todo su cuerpo en la explosión que dejó cuatro muertos.

EFE

Dos hermanos de 2 y 9 años que resultaron lesionados por la explosión de un cilindro de gas la semana pasada en un mercado de la capital de Honduras, que deja ya cuatro muertos, fueron llevados a un hospital de Estados Unidos para su tratamiento, informaron fuentes oficiales y médicas.

Los menores Paola Nohemí y Jossan Alexander Porter, de 9 y 2 años, respectivamente, viajaron en un avión ambulancia hacia Boston, indicó a periodistas un portavoz del Hospital Escuela Universitario de Tegucigalpa, Miguel Osorio.

Los niños, que viajan acompañados de su madre, Paola Alejandra Porter, sufrieron "graves quemaduras de segundo y tercer grado en casi todo su cuerpo", explicó Osorio.

Los hermanos "van estables", dijo a periodistas el médico hondureño y cirujano plástico Omar Mejía, quien anunció que la próxima semana serán trasladados otros dos menores que sufrieron quemaduras a un hospital de Estados Unidos.

Personal médico hondureño y del hospital estadounidense acompañaron también a los menores en el hospital ambulancia, gracias a la gestión de la Fundación Ruth Paz y la Fundación de Atención al Niño Quemado de Honduras, agregó sin más precisiones.

Las autoridades médicas prevén que los menores permanecerán unos seis meses en Estados Unidos, de donde regresarán a Honduras para continuar con el proceso de rehabilitación.

La explosión, que deja ya cuatro personas muertas y cerca de 70 lesionados, ocurrió el viernes pasado en la Feria del Agricultor y Artesano que funciona solamente los viernes y sábados en la capital hondureña, y fue provocado por el estadillo de un cilindro de gas.

Las dos últimas víctimas mortales, identificadas como Debbie Giron y Enoe Brizuela, fallecieron la noche del jueves en el Hospital Escuela Universitario.

Además de estas dos mujeres, la explosión causó la muerte el fin de semana pasado de una niña de dos años y una mujer de 83 años.

Las autoridades sanitarias indicaron que al menos 30 personas resultaron lesionadas y continúan hospitalizadas, cuatro de las cuales tienen "pronóstico reservado".

La explosión causó, además, pérdidas calculadas en un millón de lempiras (alrededor de 50.000 dólares), según el Cuerpo de Bomberos.

Temas relacionados