Tropas ucranianas intentan estrechar el cerco sobre reductos prorrusos

Los combates más intensos se libraban junto a las ciudades de Debaltsevo y Górlovka

El presidente Petro Poroshenko examina un rifle de francotirador.

Las tropas ucranianas continuaron este domingo su avance para estrechar el cerco en torno a las ciudades de Lugansk y Donetsk, las grandes plazas fuertes de las milicias separatistas prorrusas en el este de Ucrania, mientras aumentan las víctimas civiles.

Los combates más intensos se libraban junto a las ciudades de Debaltsevo y Górlovka, ambas de gran importancia estratégica, ya que su control por las tropas gubernamentales permitiría prácticamente cortar las comunicaciones entre Lugansk y Donetsk.

Mientras, unos treinta habitantes de Górlovka murieron por fuego de artillería en el centro de la ciudad, según el corresponsal local del diario digital ucraniano Ukraisnka Pravda.

El mando militar ucraniano y las milicias prorrusas se acusaron mutuamente del ataque.

"Con estas acciones, los terroristas buscan que los habitantes de Górlovka se alisten en la bandas armadas", señaló en un comunicado la agrupación militar que combate a los separatistas en las regiones orientales del país.

Según el mando ucraniano, estos ataques contra núcleos urbanos persiguen un doble objetivo: desprestigiar a las tropas gubernamentales e intimidar a la población.

A su vez, la oficina de prensa del autoproclamada república popular de Donetsk denunció que las fuerzas ucranianas cañonearon un hospital de Debaltsevo donde se hallaban ingresados milicianos heridos.

"Quedaron destruidas dos plantas. De momento no se puede precisar el número de víctimas", dijo un portavoz separatista a la agencia rusa Interfax.

La periodista polaca Bianca Zalevskaja, corresponsal del canal de televisión ucraniano Espreso TV, resultó hoy herida grave de bala en una zona de combates en la región de Lugansk y fue evacuada en helicóptero a la ciudad de Járkov, según el mando ucraniano.

El portavoz del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional (CDSN) de Ucrania, Andréi Lisenko, declaró hoy que desde el comienzo de la campaña las tropas ucranianas "han liberado dos tercios del territorio que se encontraba bajo el control de los terroristas prorrusos",

Según Lisenko, en los combates junto a Debaltsevo y Pervomaiskoye las fuerzas gubernamentales aniquilaron a cerca de una veintena de milicianos prorrusos.

La intensidad de los tiroteos en el este de Ucrania obligó a un grupo de expertos holandeses y australianos que hoy tenía previsto viajar al lugar donde el pasado día 17 fue derribado el Boeing-777 de la aerolínea Malaysia Airlines con 298 personas a bordo a aplazar la visita hasta este lunes.

El portavoz del CDSN afirmó que bajo distintos pretextos las milicias separatistas no permiten a los expertos internacionales acceder al lugar del siniestro.

"La zona donde cayó el avión está bajo el control de los terroristas", recalcó Lisenko, quien desmintió informaciones divulgadas por los secesionistas acerca de la presencia de tropas ucranianas en el área.

El portavoz precisó que las avanzadillas de las Fuerzas Armadas de Ucrania se encuentran en las afueras de la ciudad de Debaltsevo, a unos 35 kilómetros de donde cayó el Boeing-777, de Malaysia Airlines, que cubría la ruta Amsterdam-Kuala Lumpur.

"Sin embargo, ahora todas las fuerzas están dirigidas a liberar el territorio donde ocurrió esta horrible tragedia", subrayó.

Según Lisenko, ello es indispensable para que los expertos internacionales accedan a zona del siniestro e investiguen sobre el terreno, a fin de "reunir todas las pruebas que permitan establecer las causas del desastre".

Las autoridades ucranianas aseguran que el avión malasio fue derribado por un misil tierra-aire disparado desde territorio controlado por los separatistas prorrusos. 

Temas relacionados
últimas noticias

Melania Trump, ¿sabe lo que hace?