Tropezón del papa en el Vaticano