Tsunami llegó a Hawai sin causar daños

"La amenaza de tsunami decreció, no esperándose que se incremente", anunció el Centro de Alerta sobre tsunami del Pacífico.

Los meteorólogos de Hawai levantaron en la mañana de este domingo el alerta de tsunami emitido para este estado del Pacífico de Estados Unidos, surgido luego de un importante terremoto registrado frente a la costa oeste de Canadá, que provocó un fuerte oleaje hacia las islas.

"En base a la información disponible, la amenaza de tsunami decreció y está ahora a nivel informativo, no esperándose que se incremente", anunció el Centro de Alerta sobre tsunami del Pacífico.

El Centro advirtió sin embargo que pueden todavía producirse cambios en el nivel del mar y fuertes corrientes, que implican riesgos para nadadores y navegantes.

"La amenaza puede prolongarse durante varias horas", señaló el CATP.

El tsunami se originó luego de un poderoso terremoto de magnitud 7.7 registrado en islas de la costa oeste de Canadá, que provocaron urgentes llamados a tomar medidas para proteger a las poblaciones potencialmente expuestas al fenómeno.

En la madrugada fuertes olas golpearon a Hawai (EE.UU.) con olas menores de lo previsto, después de que las autoridades ordenaran la evacuación en zonas vulnerables y sin que se informara de daños o víctimas.

Tras la alerta emitida por el Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico (PTWC), las autoridades y servicios de emergencia de Hawai tuvieron algo más de una hora para preparar a la población ante la llegada del fuerte oleaje.

El portavoz del PTWC, Gerard Fryer, explicó a la televisión local que las primeras olas se esperaban de dos metros, pero tuvieron una altura inferior a las recibidas en marzo de 2011 tras el terremoto de Japón, que en Hawai no causó víctimas.

Pese a todo, los servicios de emergencia se desplegaron en el archipiélago hawaiano y las sirenas de alarma comenzaron a sonar en la costa para llamar a los residentes de zonas cercanas al nivel del mar a refugiarse en zonas altas.

La repentina llamada de evacuación, que se produjo sobre las 21.30 hora local del sábado (07.30 GMT del domingo), provocó fuertes atascos y colapsos en la líneas de telefonía, aunque poco a poco se fue normalizando la situación.

Los primeros informes, citados por la televisión local KITV, hablaron de olas ligeramente superiores a un metro, sin que se recibieran informaciones de daños materiales.

Los servicios de emergencia habilitaron centros comunitarios y colegios para que las personas cercanas a la costa pudieran esperar a que pasase la alerta de evacuación.

Asimismo, debieron atender y resolver, además, las llamadas de personas de avanzada edad o movilidad limitada que necesitaban ayuda para abandonar las zonas más peligrosas ante la llegada de tsunami.

La policía bloqueó carreteras y detuvo el tráfico durante varias horas para prevenir que los conductores se aproximaran a la costa, especialmente en zonas como puertos, ensenadas o rías, donde las olas pueden amplificarse y causar más daño.

Un portavoz de los servicios de emergencia de Hawai indicó que aparentemente la energía proyectada por el terremoto de Canadá no ha golpeado directamente el archipiélago hawaiano, pero es necesario extremar la precaución debido a que el tsunami también genera corrientes peligrosas.

Pese a un impacto menor del previsto inicialmente, el PTWC pidió mantener la precaución y recordó que los problemas que podría haber generado el tsunami fueron mucho menores al producirse durante la noche, cuando no hay turistas en las playas, bañistas o botes navegando.

El Centro de Alerta de Tsunami del Pacífico emitió avisos de menor entidad para las costa de los estados norteamericanos de California, Oregón y Alaska, así como a la Columbia Británica (Canadá), donde no se tuvo que proceder a la evacuación.

Temas relacionados