Turquía emprende campaña contra el Estado Islámico

El país bombardeó por primera vez posiciones del grupo yihadista en Siria, al tiempo que arrestó a cientos de personas en su territorio, incluyendo a simpatizantes de la guerrilla kurda.

Turquía cambió su política con respecto a la lucha contra el Estado Islámico (EI) y permitirá que Estados Unidos lance ataques aéreos desde su territorio contra este grupo yihadista en Siria, según altos funcionarios del departamento de Defensa de EE.UU.EFE

 Turquía ha enviado hoy cazabombarderos a atacar posiciones del Estado Islámico (EI) en el norte de Siria, lo que supone la primera intervención aérea de Ankara contra la milicia yihadista.

Tres cazas F-16 despegaron de la base aérea de Diyarbakir y lanzaron cuatro bombas teledirigidas contra tres objetivos del EI - dos cuarteles centrales y un punto de reunión-, especifica una nota hecha pública hoy en la web de la oficina del primer ministro turco.

Los aviones salieron cerca de la media noche, hora local, y la operación duró 13 minutosconcreta el comunicado.

La operación se produjo después de que cinco militantes del EI tiroteasen un puesto fronterizo turco en la provincia de Kilis, donde murió un oficial y dos sargentos resultaron heridos.

Los militares turcos devolvieron el fuego y mataron a al menos un miembro del EI y destruyeron tres vehículos de la organización, a lo que se añadió un bombardeo con morteros de posiciones de la milicia cerca de la ciudad de Azaz.

La decisión de enviar cazas fue tomada en una reunión de seguridad especial en la que se analizaba el incidente, señala la nota del primer ministro.

El martes había concluido un consejo de ministros en el que se decidió ampliar la cooperación con Estados Unidos respecto a la lucha antiyihadista, lo que, según fuentes norteamericanas citadas por la prensa turca, incluye el uso de la base aérea turca de Incirlik para operaciones contra el EI, extremo ni confirmado ni desmentido por Ankara.

El mismo martes, diez vehículos de las fuerzas especiales conocidas como 'boinas rojas' se dirigieron a la frontera de Kilis, donde el miércoles tuvo lugar el incidente.

Por otra parte, este viernes ha arrancado una operación policial antiterrorista en Estambul de gran envergadura contra supuestos colaboradores tanto del Estado Islámico como de la guerrilla kurda y grupos marxistas, informa la agencia semipública Anadolu.

Cinco mil policías, de ellos 2.000 de las fuerzas de intervención rápida, y numerosos helicópteros se han desplegado en la operación, que ya ha registrado 140 domicilios en 26 municipios de Estambul.

El objetivo son tanto las redes yihadistas como las de la organización juvenil del PKK, conocido por las siglas YDG-H, que el martes reivindicaron el asesinato de un islamista y anunciaron una campaña de "ejecuciones" de personajes claves del EI en venganza por la masacre de Suruç que el lunes dejó 32 muertos, atribuida a un simpatizante del Estado Islámico.