Ucrania denuncia a Rusia en Davos

El gobierno de Kiev aprovechó el Foro Económico Mundial para señalar que unos 9.000 soldados rusos operan en sus fronteras y llaman la atención sobre la crisis separatista en el este de su país.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, pronuncia un discurso durante su intervención en la sesión inaugural del Foro Económico Mundial de Davos.EFE

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, aprovechó su intervención en la sesión inaugural del Foro Económico Mundial de Davos para denunciar una pronunciada incursión rusa en el este de su territorio, una región que desde abril de 2014 pasa su cotidianidad entre las disputas del ejército ucraniano con milicias prorrusas separatistas. El presidente fue puntual: "Datos de nuestra inteligencia, confirmados por fuentes alternas, indican que hay 9.000 efectivos además de 500 tanques y artillería pesada”. Todo ello perteneciente a Rusia.

La tensión militar con el paso de los meses se ha vuelto usual en el este ucraniano, especialmente en regiones como Lugansk y Donetsk, en zona fronteriza. Lo nuevo, en este caso y sobre lo que alertó Poroshenko, es que la Federación Rusa estaría violando los acuerdos alcanzados en Minsk, el pasado mes de septiembre. En dicho pacto, las partes se comprometieron a retirar hasta 15 kilómetros de distancia de la frontera sus efectivos y su armamento, con el fin de disminuir la violencia. Sin embargo, la reiteración de combates obligó a que en diciembre se alcanzara un nuevo acuerdo de cese al fuego.

No obstante, la posición rusa, encabezada por el presidente Vladimir Putin se ha mantenido constante desde el comienzo de la intención independentista del este. El Kremlin ha reiterado una y otra vez que los rebeldes que se enfrentan a las fuerzas oficiales ucranianas actúan de manera autónoma y que en nada tienen que ver sus operaciones con algún tipo de coordinación o participación de Moscú.

El gobierno de Kiev, en cambio, denuncia que las armas de los rebeldes –quienes justo el miércoles informaron que en las últimas 72 habían causado al menos 500 bajas en las tropas de Ucrania- son de fabricación rusa, sus rutinas de combate corresponden a soldados entrenados y sus uniformes son como los de Rusia, solo que sin insignias.

Poroshenko y su delegación acudieron a Davos no solo para anunciar a los asistentes que en dos años serán energéticamente independientes de Rusia, pero también para acusar al gobierno de Putin de ser el responsable de un ataque contra un bus en zona fronteriza ucraniana, que ocasionó la muerte de 11 civiles y 17 heridos, el pasado 13 de enero. Por esta razón el presidente presentó su discurso con un trozo de metal pintado de amarillo: “Fue un misil ruso operado por rebeldes apoyados por Rusia el que cayó sobre el bus (…) Este es el símbolo del ataque terrorista contra mi país, como el de 'Charlie Hebdo'”.

Minutos después de que el mandatario ucraniano terminara su intervención, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró que Rusia aumentó recientemente el envío de armamento pesado y equipamiento hacia el este de Ucrania, aunque no hizo ninguna referencia a lo mencionado en Davos. De otra parte, la ministra de Finanzas de Kiev, Natalia Ann Jaresko, dejó ver sus esperanzas en la caída de los precios del crudo. Al respecto aseguró: "La reacción del presidente Putin a los bajos precios del petróleo no es predecible, pero es posible que tenga un efecto en la medida en que aumenta el costo de continuar con la costosa guerra que empezó".
 

Temas relacionados