Últimas horas en libertad del ‘Chapo’ Guzmán

El cerco se cerró el 12 de febrero, cuando los militares mexicanos descubrieron los domicilios en los que se movía el narcotraficante, todos interconectadas por túneles y el sistema de drenaje.

Una pareja se hace fotografías al frente del edificio Miramar donde fue capturado Joaquín “El Chapo” GuzmánEFE

Desde que Joaquín “El Chapo” Guzmán se escapó de la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande (Jalisco), el 19 de enero de 2001, a pocas semanas de arrancar la presidencia de Vicente Fox (2000-2006), la Marina Armada mexicana fue tras sus pasos. Sus investigaciones señalaron que luego de años de reclusión, “El Chapo” ya no se resistía a seguir acudiendo a sus restaurantes favoritos, en los que irrumpía con un séquito de guardaespaldas que cerraban el local y pedían amablemente a los clientes que les entregaran los teléfonos celulares. Al terminar, Guzmán devolvía los equipos y se despedía de los comensales indicándoles que había pagado todas sus cuentas.

Reportes periodísticos también aseguran que Guzmán cortejó en público en varias ocasiones y organizó una fastuosa boda con su tercera esposa, la joven Emma Coronel, en 2007 en el pueblo de Canelas de las montañas de Sinaloa, al que las autoridades llegaron un día después cuando la pareja y los centenares de invitados ya había partido. Emma Coronel, que también tiene nacionalidad estadounidense, pudo dar a luz a mellizas en 2011 en un hospital de Los Ángeles al no tener antecedentes penales.

Guzmán estuvo a punto de ser capturado en 2012 en una zona turística del estado de Baja California Sur (noroeste), según el gobierno del expresidente Felipe Calderón (2006-2012), e incluso fue dado por muerto en Guatemala. El ministro del Interior guatemalteco, Mauricio López, afirmó en febrero de 2013 que Guzmán estaba entre las víctimas de un enfrentamiento entre bandas de narcotraficantes, pero horas después se retractó.

La fortuna que acumuló Guzmán -calculada en 2011 por la revista Forbes en más de 1.100 millones de dólares- le permitía acumular funcionarios a su disposición. “Autoridades municipales, estatales, le avisaban y le permitían evadirse. Así podía llevar una vida en el anonimato", dijo a la AFP Javier Oliva, experto en seguridad de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).Otro pilar de su estrategia, señala Oliva, era la colaboración de una parte de la población de sus zonas de influencia ya que, a diferencia de otros cárteles como Los Zetas o La Familia, su cártel "se dedica a liquidar a sus adversarios pero no al secuestro y extorsión y esto le hace tener un mayor nivel de aceptación".

La permanente huida de Guzmán -a quien el exfiscal antidrogas José Luis Santiago Vasconcelos definió como el criminal "más inteligente y con mayor capacidad de reacción" que enfrentó- fue finalmente capturado en un inmueble de la ciudad portuaria de Mazatlán, en su propio feudo de Sinaloa.

Durante diez días las autoridades incautaron arsenales, detuvieron sicarios y siguieron al primer círculo de seguridad. El apartamento 401 del condominio Miramar en Mazatlán tenía tres alcobas. El narcotraficante estaba en la alcoba principal, en donde había una maleta rosa, medicinas y champú, además de artículos de belleza de mujer. En la cocina quedó un plato de fruta y, sobre la estufa, una sartén con frijoles. En las habitaciones, cada una de ellas con una televisión y con ventiladores, quedó ropa sobre el piso, muestra del paso de los marinos de la Armada de México. Los periodistas locales, que entraron al apartamento horas después del operativo, encontraron bolsas con camisetas nuevas de la marca Calvin Klein y pantalones de mezclilla. Nada aquí revelaban lujos excesivos y toques de excentricidad que se relacionan al narcotráfico mexicano.

Según información oficial, el cerco se cerró el 12 de febrero. Los militares descubrieron casas, operadoras y capturaron a varias personas de su círculo de seguridad. El fiscal mexicano, Jesús Murillo Karam, aseguró que se trazó la ruta de acción para dar con su captura en una casa de la colonia Libertad de Culiacán (capital de Sinaloa), en donde los marinos descubrieron cómo preparaba el delincuente su escape: los marinos hallaron túneles debajo de las tinas del baño, pasadizos amplios para poder salir en grupo, los desagües estaban adecuados para permitir la salida del “Chapo”. Murillo aseguró que el momento definitivo del operativo fue entre el 13 y 17 de febrero cuando se localizaron los lugares en donde solía estar. Dijo que las casas estaban conectadas por medio de túneles. El fiscal explicó que “hubo varios momentos en que pudo ser capturado", pero "la prudencia" les llevó a evitar la detención en "un lugar donde pudiera ser afectada la ciudadanía".

La operación llevó a la detención de 13 personas y el decomiso de 97 armas largas y 36 cortas, un lanzagranadas, dos lanzacohetes, 47 vehículos -16 de ellos blindados-, 16 casas y cuatro ranchos. Con la detención del capo, el Gobierno mexicano ya ha arrestado a 75 de los 122 líderes criminales considerados objetivos prioritarios desde que se inició la Administración de Enrique Peña Nieto en diciembre de 2012.