Últimos pasos de la persecución a Gadafi

La toma de la ciudad de Bani Walid para las tropas rebeldes significa el paso final hacia la liberación del régimen.

La toma de Bani Walid, ciudad desértica ubicada al suroriente de Tripolí y que era uno de los últimos tres bastiones de las fuerzas que defienden a Muamar Gadafi en Libia, es para las tropas rebeldes el paso final hacia la liberación del régimen. El fracaso en la negociación de una rendición pacífica por parte de los gadafistas incita a los rebeldes a usar la fuerza para ocupar la ciudad.

Bani Walid tiene cerca de 50 mil habitantes y es controlada por clanes afines a Gadafi, de la tribu de los Wallafa. La cantidad de gadafistas que se atrincheran en la ciudad es desconocida, pero entre los rebeldes se rumora que hay cerca de un centenar, que están armados para proteger puntos estratégicos y que hay francotiradores esperando en los tejados.

El mediador del Consejo Nacional de Transición (CNT), Abdalá Kenchil, intentó acordar una rendición pacífica con jefes tribales de Bani Walid, para evitar la muerte de civiles durante posibles ataques armados, pero ayer anunció que las negociaciones se habían roto. Dejó en manos del comandante de la fuerzas rebeldes la decisión de iniciar un ataque.

El CNT insiste en que sabe exactamente dónde está Gadafi, aunque no lo dice, y que su propósito es encontrarlos a él y a su familia sin perjudicar a la sociedad civil. Mohamar Bashir Saleh, un líder ciudadano de Bani Waldi, afirmó a Al Yazira que Gadafi se mueve en desplazamientos cortos protegido por habitantes de la ciudad. Uno de los hijos de Gadafi, Saadi, dijo a CNN que su padre estaba en el perímetro que rodea la ciudad.

El CNT afirmó que los rebeldes están listos para pelear en Bani Waldi, pero prefieren la rendición pacífica de sus adversarios, ya que además de evitar la muerte de civiles serviría como ejemplo para que en Sirte y Sebha, ciudades que aún están controladas por fuerzas gadafistas, hagan lo mismo.

 

últimas noticias