Un "asunto" entre narcos, principal línea de investigación del tiroteo en México

La fiscalía regional obtuvo un video que muestra la sucesión de los hechos en el bar Blue Parrot, pero no permite identificar a la persona que abrió fuego.

Foto: AFP

La principal línea de investigación sobre el tiroteo en un bar de la turística Playa del Carmen, que el lunes dejó cinco muertos y 15 heridos, es un probable ajuste de cuentas entre narcotraficantes, dijo este martes Miguel Ángel Pech, fiscal del estado mexicano de Quintana Roo.

La fiscalía regional obtuvo un video que muestra la sucesión de los hechos en el bar Blue Parrot, pero no permite identificar a la persona que abrió fuego mientras se celebraba un festival de música electrónica en este balneario, muy popular entre turistas estadounidenses, canadienses y europeos, dijo Pech a la cadena Televisa.

"Esto puede resultar un asunto de narcomenudistas (narcotraficantes a pequeña escala) peleándose directamente el control de esta u de otra" plaza para el trasiego de drogas, dijo el fiscal.

Pech añadió que de acuerdo con las imágenes del video, cuyo origen no especificó, se observa en primer lugar a un individuo disparando "cinco balazos hacia" uno de los dos mexicanos que figuran entre las víctimas mortales.

En ese instante, prosiguió el fiscal, las personas que lo escoltaban intentan protegerlo y "disparan para repeler el ataque". Cuando el atacante sale del establecimiento, dispara contra otra persona a la que se le cae el arma que portaba, hiriendo a otros asistentes. "Por eso hay lesionados en pies y glúteos", agregó el fiscal.

Cuatro personas fueron detenidas para avanzar en la investigación, dijo el fiscal. El incidente, que tuvo lugar durante el festival de música BPM que se celebraba en la discoteca Blue Parrot, provocó una estampida dentro del local.

De acuerdo con la fiscalía local, las cinco víctimas mortales fueron: el canadiense Kirk Wilson, el italiano Daniel Pessina, la estadounidense Alejandra Villanueva Ibarra y los mexicanos Rafael Peñaloza Vega y Francisco Ruiz Murillo.

Los organizadores del evento informaron que al menos tres de los muertos formaban parte de su equipo de seguridad.