Un cambio en la estrategia

Con la contratación de la firma inglesa de abogados, Volterra Fietta, Colombia apunta a un plan para explorar los recursos que podrían utilizar para paliar los efectos del fallo de la Corte Internacional de Justicia.

La canciller María Ángela Holguín anunció la contratación del bufé de abogados Volterra Fietta.   / EFE
La canciller María Ángela Holguín anunció la contratación del bufé de abogados Volterra Fietta. / EFE

La nueva estrategia del Gobierno colombiano para reaccionar contra el fallo de la Corte Internacional de Justicia comenzará a labrarse el próximo 7 de enero. Ese día, la canciller María Ángela Holguín se reunirá en París con la firma de abogados londinense Volterra Fietta para analizar los posibles recursos ante el tribunal. La sentencia que otorgó a Nicaragua los derechos de explotación económica de cerca de 75.000 kilómetros cuadrados de mar que anteriormente le correspondían a Colombia es inapelable, pero el Gobierno está dispuesto a explorar todos los caminos.

Este nuevo bufé de abogados ya tuvo contacto con el fallo y de acuerdo con la ministra Holguín, “la firma ya ha dicho que tienen muchas posibilidades con algunos recursos”. Volterra Fietta, aseguró la canciller, está enfocada en la interposición de recursos ante tribunales internacionales. Por eso, con su contratación, Colombia aspira a paliar los efectos del fallo.

Los pasos a seguir están por definirse, pero la firma inglesa cuenta con una amplia experiencia en los escenarios internacionales. Sus fundadores, los abogados Robert Volterra y Stephen Fietta, han representado a diversos estados en litigios limítrofes en instancias internacionales: a Barhein en disputas con Catar, a Chile en el pleito de la Laguna del Desierto con Argentina, a Eritrea en la lucha por las islas de Hanish con Yemen, entre otros casos. En este último, con un proceso que se inició en los años 90 ante la Corte Permanente de Arbitraje —con sede en La Haya— la soberanía del archipiélago era reclamada por las dos naciones. Aunque al final la sentencia se la otorgó a Yemen, Volterra Fietta consiguió que el fallo emparara la explotación de recursos en las aguas adyacentes para la gente de Eritrea.

Este punto resulta ahora de suma importancia para Colombia, preocupada por el futuro de la población del archipiélago: “La estrategia es que los pescadores puedan pescar y puedan seguir haciendo lo que han hecho la vida entera”, anunció Holguín.

Los tiempos que se tardarán los nuevos abogados de Colombia en confeccionar un plan y presentar un recurso a la Corte Internacional de Justicia todavía no están definidos, aunque podrían tomarse varios meses. Lo que tiene claro el Gobierno con Volterra Fietta es que la etapa “academista”, por llamarla de alguna manera, del diferendo limítrofe con Nicaragua ya se agotó con el fallo, y es momento de apelar a nuevos métodos, como una defensa más agresiva de los intereses de la población y un señalamiento claro de lo que Colombia considera son las inconsistencias graves del fallo. La firma inglesa ahora se encarga de hallar y definir las grietas que tiene la sentencia.

 

últimas noticias