Un cura y tres activistas inician huelga de hambre por dirigente social presa en Argentina

La protesta va a continuar hasta el 22 de agosto, cuando termina la incomunicación de Milagro Sala, encarcelada por supuesta defraudación.

Un sacerdote allegado al papa Francisco y tres militantes iniciaron una huelga de hambre en respaldo a la dirigente social argentina Milagro Sala, encarcelada desde enero en Jujuy por supuesta defraudación, anunciaron el martes.

Sala, que inició una huelga de hambre el viernes pasado, ha movilizado a Amnistía Internacional, al argentino Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y dirigentes de la oposición al gobierno del presidente Mauricio Macri, para reclamar por su libertad al considerar que fue detenida arbitrariamente.

"La huelga de hambre va a continuar hasta el 22 de agosto, cuando en teoría termina la incomunicación de Milagro", explicó el sacerdote Francisco 'Paco' Oliveira, uno de los que inició el ayuno la noche del lunes e integrante de Curas en Opción por los Pobres.

La reconocida militante social se declaró en huelga de hambre luego de que se agravaran sus condiciones de detención al quedar incomunicada y aislada tras cuestionar la existencia de tres celdas de castigo en el penal.

El gobierno de Jujuy informó que Sala fue incomunicada por diez días como sanción por "agresión verbal, falta de respeto al personal y autoridades del servicio penitenciario".

"Milagro lleva 4 días de huelga de hambre y no podemos no acompañarla, es una obligación moral y de conciencia", advirtió el párroco, que contó que le hizo saber al papa que se inició la protesta en un campamento en la Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada (gobierno).

A la huelga de hambre se sumaron Gumercinda Giménez, miembro de Madres contra la Violencia Institucional, y Alejandro Gafagnini junto a Nélida Rojas, ambos de la organización Tupac Amaru, liderada por Sala.

Sala fue detenida el 16 de enero, poco después de asumir como gobernador de Jujuy Gerardo Morales, integrante de la alianza de centroderecha Cambiemos que lidera el presidente Macri.

La dirigente, de 52 años y parlamentaria electa del Parlasur, está arrestada bajo los cargos de "defraudación en perjuicio del Estado, extorsión y asociación ilícita" en un plan de viviendas sociales con fondos del estado federal en una de las provincias más pobres del país.

En enero Sala fue detenida y acusada de instigar a cometer delitos de sedición, tras organizar una protesta en la Plaza Belgrano de Jujuy. La dirigente se manifestaba en forma pacífica contra un cambio en el sistema de ayudas a las cooperativas que construyen escuelas y comedores populares en esa ciudad.

El padre Oliveira dijo que "si hay un delito que juzgar que se haga dentro del marco de la ley y no de la persecución política".

Durante la reciente visita del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, organismos humanitarios le pidieron que intercediera ante la detención de Sala y presentaron una carta denunciando que "los jueces y fiscales de esta causa responden a las órdenes del poder político".

 

Temas relacionados