Un escándalo salpica al gobierno de Merkel

El exdiputado socialdemócrata Sebastian Edathy está bajo sospecha de haber comprado imágenes ilegales de menores.

El diputado Sebastian Edathy, del Partido Social Demócrata de Alemania (SDP). / EFE

El Ejecutivo de Ángela Merkel se vio salpicado este jueves por el escándalo que rodea al exdiputado socialdemócrata Sebastian Edathy (SPD), bajo sospecha de haber adquirido pornografía infantil en internet. El parlamentario socialdemócrata renunció a su escaño el pasado fin de semana. El martes se conoció el registro policial de sus dos viviendas y varias de sus oficinas políticas en Baja Sajonia. El jueves, el dirigente socialdemócrata Thomas Oppermann reconoció en un comunicado que la cúpula del SPD conocía desde octubre las sospechas que pesan sobre Edathy. Dice que la advertencia les llegó a través del entonces ministro de Interior, el socialcristiano bávaro Hans-Peter Friedrich (CSU). En octubre, el SPD y los democristianos de la canciller Angela Merkel (CDU/CSU) estaban en plenas negociaciones para formar la actual coalición de Gobierno. Friedrich lleva ahora la cartera de Agricultura. La fiscalía de Berlín investiga ahora si se revelaron secretos procesales a favor del exdiputado.

El exparlamentario Edathy está fuera de Alemania y ha negado cualquier comportamiento delictivo. Según informaciones del diario de Munich Süddeutsche Zeitung (SZ), la policía encontró en sus registros sólo un ordenador y restos de discos duros inutilizados. La televisión pública regional NDR cita fuentes próximas al sospechoso, según las cuales este ha negado la destrucción de pruebas relacionadas con las acusaciones. Asegura Edathy que solamente borró información relacionada con su trabajo como parlamentario. Los líderes socialdemócratas, por su parte, niegan haberle prevenido de la investigación en marcha.

Según el semanario Der Spiegel, la pista contr Edathy surgió en las pesquisas de la policía canadiense contra un portal de internet donde se podía encargar y comprar pornografía infantil. En Alemania está prohibido producir, difundir, almacenar o consumir imágenes o escritos pornográficos cuyos protagonistas sean menores de 14 años. Las imágenes no sexuales de niños desnudos, por ejemplo en la playa, no se consideran pornografía y su posesión no constituye delito. Según el diario Die Welt, Edathy guardaba este tipo de imágenes legales, que pagó con su tarjeta de crédito.

El socialdemócrata Edathy, de 44 años, se ha erigido como crítico de la policía y de los servicios secretos alemanes. En 2012 y 2013 presidió la comisión parlamentaria que investigó las clamorosas negligencias de las fuerzas de seguridad y de la inteligencia alemana en la lucha contra el terrorismo neonazi. La comisión repasó, bajo su dirección, los 11 años en los que una banda terrorista nazi autodenominada NSU asesinó a nueve inmigrantes y a una agente policial a partir de 2000, sin que las autoridades alemanas se percataran siquiera de su existencia. El trabajo del diputado arrojó una luz, nada favorable para el trabajo de los espías y de las policías alemanas, a un desastre policial que Merkel calificó de “vergonzoso para Alemania”.

Esta actuación como experto en Interior le valió a Edathy un considerable prestigio dentro y fuera del Bundestag. Tras las elecciones de septiembre contó como ministrable o, más probablemente, como posible secretario de Estado. El presidente del SPD, el actual ministro de Economía, Sigmar Gabriel, sugirió el jueves que la advertencia del entonces ministro de Interior Friedrich buscaba evitar un nombramiento que ahora sería dañino para el gobierno. Friedrich supo de la investigación a través de la Policía Criminal BKA. Asegura el diario SZ que ya entonces se habló de comportamientos “no delictivos”, que sin embargo podían dar pie a una investigación de la Fiscalía en busca de pruebas de posibles delitos. Así fue, el pasado lunes.

El registro de la casa de Edathy, hijo de un inmigrante indio y de una alemana, se llevó a cabo con la presencia de reporteros de un diario local de la región de Nienburg (Baja Sajonia), donde está su vivienda y su circunscripción electoral. Allí ha ganado su escaño en las cinco elecciones federales desde 1998. El rotativo, llamado Die Harke, publicó una humillante foto del interior del domicilio, sacada a través de una ventana. Al fondo se ve a un agente uniformado registrando las pertenecías del exdiputado. Este anunció más tarde que interpondrá una querella por “la presencia de la prensa en un registro que se basa sólo en sospechas”. El diario dice que obtuvo el aviso del registro de fuentes del mismo SPD de Baja Sajonia.
 

Temas relacionados