Un exrefugiado somalí es ahora uno de los ministros del gobierno canadiense

Ahmed Hussen llegó en 1993 a Canadá en busca de asilo. Ha sido miembro del Parlamento nacional y desde esta semana encabeza el Ministerio para la Inmigración.

John McCallum (izquierda), antiguo ministro de Inmigración, Ahmed Hussen y el primer ministro, Justin Trudeau, durante su nombramiento.Facebook - Ahmed Hussen

Ahmed Hussen es hoy un político liberal, diputado por la circunscripción de York-Sud Weston y líder político de Ontario. A esos títulos, que ha sumado a lo largo de 16 años de trabajo público, se suma desde esta semana el de Ministro de Inmigración. Sin embargo, hasta hace poco más de veinte años Hussen era apenas un joven de 16 años que llegaba a Canadá desde Somalia, su tierra natal, en busca de refugio.

Los primeros años, según contó, fueron difíciles. Mientras esperaba que le dieran asilo, lleno de papeles burocráticos por presentar, Hussen tenía la esperanza de estudiar pero no podía porque nadie le daría un crédito a un desterrado. Él sabe, entonces, cuántos obstáculos conlleva la condición de un refugiado: no sólo la adaptación cultural, sino también su crecimiento laboral y personal resultan más complicados que para los nativos. Hoy sonríe en la fotografía oficial: el gobierno de Justin Trudeau, al nombrarlo, le da el primer puesto en su gabinete a un somalí-canadiense.

“La historia de Canadá es una historia de inmigración, y por eso estoy especialmente orgulloso de que el primer ministro me hubiera encargado este rol”, dijo Hussen tras su nombramiento. El año pasado, Canadá fue uno de los países más comprometidos con los migrantes que llegaron de Oriente Medio: más de 40.000 sirios encontraron refugio allí y otros 260.000 de diversas nacionalidades pudieron reubicarse en sus ciudades principales.

Hussen comenzó su carrera pública haciendo trabajo voluntario en la Asamblea Legislativa de Ontario. Luego pasó a ser asistente y pocos años después fundó el Concejo Comunal de Regent Park. Se convirtió entonces en el representante de los canadienses y refugiados que vivían en esa zona: un proyecto de US$500 millones para revitalizar la zona y cumplir con las necesidades de los habitantes le dio credibilidad. En su carrera ha implementado también políticas a favor de la diáspora somalí —entre la cual es muy célebre— a través de su liderazgo en proyectos como el Congreso Canadiense-Somalí. En conjunto con asociaciones judías, se ha dedicado a luchar por los derechos de musulmanes y judíos en el país.

En 2014, sin embargo, llegó el cambio: ganó la candidatura para representar como diputado a York-Sud Weston como parte del partido liberal. Fue el primer canadiense-somalí elegido en el Parlamento nacional. Ahora es el primer ministro con dicha ascendencia en el equipo de Trudeau, uno de los más diversos: un sije —religión india fundada en el siglo XV— es su Ministro de la Innovación y una gran parte de su gabinete está conformado por mujeres.

Temas relacionados