Un muerto en gran incendio en depósito de combustible en Rio de Janeiro

Una enorme humareda era visible a kilómetros del lugar de los hechos.

AFP

Una persona murió en un incendio de gran magnitud que se desató este jueves en un depósito de combustible en la región metropolitana de Rio de Janeiro  y se extendió a casas vecinas, informaron las autoridades.

En Duque de Caxias, una ciudad satélite ubicada al norte de Rio, seis enormes tanques de combustible estaban en llamas y el fuego alcanzó una altura de hasta 50 metros, constató un fotógrafo de la AFP.

Una enorme humareda era visible a kilómetros del lugar de los hechos.

El fallecido, un hombre de 43 años, era un trabajador de la empresa de distribución de combustible Petrogold, propietaria de los depósitos. La víctima llegó al hospital con 90% del cuerpo quemado, pero murió poco después, informó el diario O Globo.

Los bomberos desalojaron un radio de cuatro cuadras alrededor de la zona de desastre, en la que había además de residencias una escuela, explicó el subsecretario de Defensa Civil, Jerry Pires.

El incendio comenzó pasadas las 11h00 (14h00 GMT) y a las 12h00 una explosión expandió el fuego hasta casas vecinas. Cinco horas después, los bomberos continuaban luchando para controlar las llamas y la expectativa es que pasen unas cinco horas más hasta que sea controlado.

"Es una pena que más de dos millones de litros de etanol y diésel estuvieran almacenados en una zona residencial", dijo a la AFP Antonio Ribeiro, que vive en el barrio Vila Maria, en una de las 60 casas ubicadas a 50 metros de los depósitos.

El alcalde de Duque de Caxias Alexandre Cardoso ordenó una investigación.

"Es inadmisible colocar una bomba de tiempo en lugares donde la gente está viviendo y estudiando, quien dio ese permiso no estudió el riesgo (...). Garantizo que esas bombas serán desmontadas", advirtió Cardoso.

Según el gobierno de Rio, Petrogold funcionaba de forma irregular, sin permiso ambiental, y ya había sido allanada por la Policía Federal. Seguía operando mientras apelaba en la justicia.

Rio de Janeiro es una de las sedes de la Copa Confederaciones de fútbol, que se celebra en menos de un mes, y del Mundial de 2014.

Además, la ciudad recibirá en julio la visita del papa Francisco a propósito de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) y organizará en 2016 los Juegos Olímpicos.