Un país de golpes: Argentina

Tras la muerte de Juan Domingo Perón y el final, definitivo, de sus tres gobiernos, María Estela Martínez de Perón asume la presidencia por un corto período lleno de problemas que terminan en la madrugada del 24 de marzo de 1976, fecha en la que la sacan del poder.

Isabelita Perón, presidenta derrocada el 24 de marzo. /Archivo
Isabelita Perón, presidenta derrocada el 24 de marzo. /Archivo

En el siglo XX comenzó a sentirse un miedo general: el comunismo podía llegar a América Latina. La revolución mexicana y la revolución cubana comienzan a centrar la atención de los gobernantes. Argentina fue una de las naciones que más sufrió, prueba de ello es que durante el siglo XX se ejecutaron seis golpes de Estado que dejaron más de 30 mil desaparecidos, lo que se reflejó en la música y en las artes. Para citar un solo ejemplo que habla de la importancia de la memoria, una canción de León Gieco que dice. "Todo está guardado en la memoria, sueño de la vida y de la historia. El engaño y la complicidad de los genocidas que están sueltos, el indulto y el punto final a las bestias de aquel infierno".

Catalina Muñoz Rojas, profesora del Departamento de Historia de la Universidad de los Andes, afirma que después de esto, "surgen gobiernos reformistas, como el de Yrigoyen, que intentaban traer reformas y crear un estado intervencionista en lo social para resolver la pobreza y el descontento social que había". El 6 de septiembre de 1930 derrocaron a Hipólito Yrigoyen, el hecho fue legitimado por la Corte Suprema de Justicia. El siguiente golpe fue en 1943, el 4 de julio. Un asalto con gran presencia militar y una mínima participación civil derrocó al gobierno de Ramón Castillo e instauró un gobierno netamente militar. En 1946, sube al poder Juan Domingo Perón, en unas elecciones democráticas. Según Gustavo Oliva, ministro de la Embajada de la República Argentina, "se instaura el gobierno justicialista que quería transformar sustancialmente el panorama político del país, ya que hace una mejor redistribución de la riqueza, insta a una promoción social de las clases oprimidas, y elabora una legislación laboral".

Según Catalina Muñoz, el presidente Perón logró una gran movilización de las masas debido a que apoyó a los obreros. "Llegaron a verlo como un ángel caído del cielo que vino a solucionarle los problemas a la gente, por ejemplo, aumentó los sueldos en un 25 % anual, y eso era muy significativo". La apuesta de Perón fue poner del mismo lado los intereses de los industriales y los obreros, "había que suplir lo que Estados Unidos y Europa hacían, fortalece la industrialización e invita a que todos trabajen por Argentina". El ministro Oliva sostiene que el general Perón tomó medidas como el Pacto Social, que era un acuerdo macro entre los industriales y la cooperación general del trabajo. Perón logró hacer lo que los anteriores gobiernos no hicieron, generó un estado de bienestar y trabajo para fortalecer la educación y la salud, aspectos que antes el Estado no asumía como su responsabilidad.

Evita, la madre

Eva Duarte fue artista de corazón y conoció a su esposo el 22 de enero de 1944, cuando él era secretario de Estado. Se casaron y desde ahí se convirtió en toda una activista política. Eva también se encargó de fortalecer los derechos de las mujeres. Por ejemplo, el 26 de julio fundó el Partido Peronista Femenino (PPF). Su papel como primera dama fue muy importante. Conformó la fundación Eva Perón, con la que suministraba muchos recursos para hacer obras. "Evita decía que Perón era el padre de la nación y como ella no tenía hijos, todos los argentinos lo eran, y así, como madre, les dedicaba su tiempo, les daba regalos personales, y creó centros vacacionales", afirmó la profesora Catalina Muñoz.

El exilio de Perón

En 1955 derrocan al presidente Juan Domingo Perón, y lo expulsan del país porque durante su gobierno incitó a la violencia y atacó a la religión católica, razón por la que se va al exilio 16 años. Lo sucede el general Eduardo Lonardi, seguido por Pedro Eugenio Aramburu y el almirante Isaac Rojas. En 1962, estando en el poder Arturo Frondizi, el general Raúl Poggi lideró otro golpe. Se instauró un gobierno de democracia transicional con el doctor José María Guido, que era el presidente del Senado, y juró su nombramiento ante la Corte. Lo sucedió Arturo Illía, que pertenecía a la Unión Cívica Radical del Pueblo. En 1966 también fue derrocado por el general Juan Carlos Onganía. En 1973 Perón vuelve a la presidencia y se presenta un gran número de asesinatos a líderes de izquierda. El 1 de julio de 1974, un paro cardíaco acaba con la vida del general. Su viuda, María Estela Martínez, es quien anuncia la noticia y por ser la vicepresidente, asume las funciones del gobierno.

Según el ministro Gustavo Oliva, la presidenta no cuenta con ningún tipo de apoyo, y es durante su gobierno cuando reaparecen las organizaciones guerrilleras y se crea una gran enemistad con los empresarios. “Se vive una situación de extrema gravedad y degradación institucional, se tomaron diferentes medidas en el campo económico, intentando aliviar la situación, pero no fueron efectivas. Igualmente, la presidente también tomó un tipo de medidas ilegales para combatir a la guerrilla”.

La familia Perón deja la Casa Rosada

La presidenta María Estela Martínez de Perón no cuenta con ningún tipo de apoyo. El 23 de marzo de 1976 en la radio comienzan a confirmar la posibilidad de un Golpe de Estado. Mientras tanto, en el ministerio de Defensa se reúnen altos mandos militares, entre ellos Jorge Rafael Videla, que reafirman el vacío que hay en el poder. A la 1:30 de la tarde, Francisco Manrique, del Partido Federal, afirma en radio: "se acaba una historia nefasta para el país". A las 11 de la noche, María Estela Martínez llama al general Videla y se limita a preguntarle: "¿Hay golpe?" Videla le responde que no, y le desea feliz noche. Intranquila, la presidente toma un helicóptero y viaja a la residencia presidencial de Olivos, adonde no logra llegar porque en el trayecto afirman que hay problemas técnicos y desvían el helicóptero al Aeroparque. Según el diario Clarín, a las 0:55 del 24 de marzo, allá la esperaban tres agentes de las Fuerzas Armadas que la notifican lo que presentía: el Golpe de Estado.
A las 3:30 de la tarde Jorge Rafael Videla asume el poder.

Temas relacionados
últimas noticias