Una advertencia para Leopoldo López

Diosdado Cabello dice que ahora van a investigar al opositor por 43 homicidios ocurridos en 2014. Venezuela sigue polarizada.

El dirigente opositor Leopoldo López fue condenado el año pasado a 13 años y nueve meses de prisión. / AFP
El dirigente opositor Leopoldo López fue condenado el año pasado a 13 años y nueve meses de prisión. / AFP

Venezuela sigue polarizada. La oposición se prepara para recoger firmas para el referendo revocatorio, y el chavismo, mientras tanto, le hace una advertencia al dirigente opositor Leopoldo López, condenado a 14 años de prisión por cuatro delitos.

Diosdado Cabello, primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, dijo que los familiares de las 43 personas muertas durante unas protestas de 2014, protagonizadas por López, van a pedir que se acuse al dirigente opositor por estas muertes.

“Los familiares de las víctimas han introducido o están por introducir una demanda ante los tribunales para que se le acuse de homicidio por los 43 muertos que causó ese asesino”, dijo Cabello, durante su programa transmitido por el canal estatal TVT.

E insistió en que “Leopoldo López debe seguir preso, él tiene que pagar por los 43 muertos”. El dirigente opositor fue condenado el 11 de septiembre de 2015 por la jueza Susana Barreiros a 13 años y nueve meses de prisión por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad, incendio intencional y asociación para delinquir.

El pasado 18 de agosto, el fallo fue confirmado por la Corte de Apelaciones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). En ese momento, sus abogados indicaron que iban a interponer un recurso ante el mismo TSJ para que revisara la sentencia. Dijeron, asimismo, que iban a acudir a la justicia internacional. Pero al parecer no ha habido avances en ninguno de los dos procesos.

Personas cercanas a la esposa del dirigente opositor, Lilian Tintori, le dijeron a este diario que, por ahora, Tintori no se va a pronunciar respecto a las palabras de Cabello.

El revocatorio

La oposición, incluyendo a Tintori, tiene toda su atención puesta en el referendo revocatorio. El pasado 22 de septiembre, el Consejo Nacional Electoral (CNE) acabó con la incertidumbre en la que se encontraba Venezuela y le puso una fecha tentativa al revocatorio: “a mediados del primer trimestre de 2017”.

Fue una mala noticia para los opositores y buena para el chavismo: la Mesa de Unidad Democrática (MUD) necesitaba que el revocatorio se celebrara antes del 10 de enero para que, ante la eventual derrota del chavismo, se realizaran nuevas elecciones presidenciales.

De cualquier manera, la MUD no ha claudicado en su campaña y se prepara para recoger firmas para el referendo revocatorio en las fechas establecidas por el CNE: 26, 27 y 28 de octubre. Se requiere, por lo menos, de unas 3’800.000 firmas o, mejor, el 20 % del censo electoral.

Con esto en mira, la MUD ha convocado a una jornada de movilización nacional que va a ser como un simulacro para lo que se vendrá a finales de octubre.

“La actividad del próximo 12 de octubre no va a ser solamente una actividad de catarsis, tiene un propósito: vamos a hacer una jornada nacional de movilización por la restitución de la democracia y la Constitución”, dijo al respecto el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba.

El chavismo, como ya es costumbre, ha anunciado movilizaciones en respuesta a la convocatoria de la MUD. “El 12 de octubre Venezuela entera se moviliza en una gran manifestación por la resistencia antiimperialista, por la paz, la defensa de la revolución y por la patria”, dijo Diosdado Cabello.

Y, como ya es tradición también, ha descalificado la convocatoria de la MUD, diciendo que es un llamado a la violencia. La MUD tiene planificado, según Cabello, “acciones focalizadas y sorpresivas de cierre de vías, para detener el tráfico en las autopistas de Maracaibo, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal y la autopista Francisco Fajardo de Caracas”.

A esto hay que agregar otro ingrediente: la controversia generada por las palabras del presidente Nicolás Maduro el pasado 5 de octubre. “Maduro está aquí y va a seguir aquí, caballero; porque aquí no hay revocatorio, para que lo sepan. No es Maduro, es un pueblo y es un alto mando político, una dirección, una vanguardia colectiva de la revolución”, dijo el primer mandatario.

La prioridad, sostuvo, “no es hacer elecciones. La prioridad en Venezuela es recuperar la economía, atender al pueblo, seguir desarrollando la educación y la vivienda”.

“Esta es la mejor respuesta que le podemos dar a la insólita afirmación que hizo ayer el ciudadano Nicolás Maduro cuando dijo que la prioridad del país es la economía y no las elecciones”, respondió Torrealba.

Y agregó que el 28 de octubre “vamos a tener un país en la calle, un país movilizado, y una oposición que con la Constitución en una mano y con más del 20 % en la otra estará exigiendo que se cumpla la ley”.

Sea como sea, se espera que ese día transcurra en calma. Porque, con la polarización que se vive en Venezuela, la violencia parece estar a la vuelta de la esquina.

Chavismo y oposición mueven sus cartas para el revocatorio de 2017, mientras el resto del continente mira expectante. Pese a algunos anuncios y pese al apoyo del papa Francisco, ambas partes siguen sin sentarse a dialogar, como esperando a que todo se defina con el referendo.

últimas noticias