Una policía de Niza acusa al Ministerio de Interior francés de presiones tras atentado

La agente Sandra Bertin denunció que fue acosada durante una hora por teléfono por un funcionario del ministerio, después de que éste hubiera enviado a un auditor a verla.

Sandra Bertin. AFP

La policía municipal encargada de la videovigilancia la noche del atentado de Niza (sur de Francia) afirmó que el Ministerio de Interior francés la presionó para alterar el informe sobre la seguridad la noche del atentado, que dejó 84 muertos.

Desde que ocurrió la matanza, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve ha enfrentado críticas sobre la falta de seguridad el día de la matanza.

La agente, Sandra Bertin, declaró al periódico Journal du Dimanche (JDD) que había sido "acosada durante una hora" por teléfono por un funcionario del ministerio, después de que éste hubiera enviado a un auditor a verla. Cazeneuve rechazó las "graves acusaciones" y dijo que interpondría una querella por difamación.

Según la policía, se le pidió que detallara la presencia de la policía local durante los fuegos artificiales del día de la Bastilla y también que especificara que "la policía nacional también había sido desplegada en dos puntos". "Quizá la policía nacional estaba ahí, pero yo no pude verlos en el video", declaró Bertin al rotativo.

"Se me ordenó que introdujera [en el informe] posiciones específicas de la policía nacional que yo no había visto en la pantalla", agregó la agente.

El jueves, el diario progresista Libération informó que solo un coche de la policía local custodiaba la entrada del paseo marítimo cuando Mohamed Lahouiaej Bouhlel irrumpió con su camión en el Paseo de los Ingleses, desde donde el público contemplaba el espectáculo pirotécnico.

El presidente francés, François Hollande, declaró el viernes que todavía tiene "plena confianza" en su ministro, prometiendo "verdad y transparencia" sobre las medidas de seguridad vigentes ese día en Niza.
 

Temas relacionados