¿Hacia la unificación de la extrema derecha en Europa?

Marine Le Pen, líder del Frente Nacional Francés, y Geert Wilders, jefe de la extrema derecha holandesa, buscan unificar varios movimientos eurófobos en el seno del Parlamento Europeo.

Los líderes euroescépticos de Francia, Marine Le Pen, y de Holanda, Geert Wilders, ofrecen una rueda de prensa en La Haya, Holanda, para anunciar su intención de formar un frente común tras las elecciones al Parlamento europeo en mayo de 2014. / EFE

El miércoles, Marine Le Pen, líder del partido francés de extrema derecha Frente Nacional (FN), viajó a La Haya, la capital política holandesa, para asistir a una reunión con Geert Wilders, el diputado conocido por sus posturas anti-islámicas. El encuentro con el fundador y líder del Partido por la Libertad (PVV) fue organizada para discutir una posible alianza a escala europea de partidos ultra conservadores antes de las elecciones europeas que tendrán lugar en mayo del próximo año, en las que serán elegidos los nuevos diputados del Parlamento.

La reunión de dos de los euroescépticos de más alto perfil de Europa podría marcar el comienzo de una coalición de partidos que tienen una postura contraria a la Unión Europea. Esta coalición tendría como objetivo sacar provecho de la lenta recuperación de la crisis financiera incapacitante y de la frustración de los votantes con la política establecida. Los dos políticos, que están firmemente en contra del Euro, han hablado de unir fuerzas durante algunos meses para obtener una mayor influencia en el escenario europeo. Sin embargo, históricamente, los partidos nacionalistas de Europa no han sido capaces de superar las diferencias y formar alianzas duraderas.

Muchas de las políticas de Le Pen y Wilders son parecidas, sobre todo en términos de la inmigración y el proteccionismo, un elemento que podría dar lugar a la primera alianza nacionalista funcional. Wilders reveló que el FN "tiene mucho en común con el PVV,” con respecto a su noción de “menos Europa, menos inmigración."

No obstante, hay algunas diferencias ideológicas. Wilders, que es pro-israelí, supuestamente quería separar su partido del Frente Nacional, como consecuencia del notorio antisemitismo de Jean-Marie Le Pen (padre de Marine y fundador del FN). Marine Le Pen, sin embargo, ha tratado de distanciarse de algunas de las declaraciones polémicas de su padre. En el pasado, Wilders dijo al diario británico The Guardian que sus "aliados no son Le Pen o Haider... Nunca nos uniremos con los fascistas y los Mussolini de Italia. Tengo mucho miedo de tener vínculos con los grupos fascistas derechistas equivocados." Actualmente, es evidente que esta posición declarada contra una alianza con Le Pen podría cambiar.

Del otro lado, Le Pen ha sugerido que ella es "tal vez menos radical" que Wilders en cuanto al tema de Islam. A pesar de que el diputado francés quiere luchar contra la presencia e influencia del Islam en la vida pública en Francia, ella dice que "no tiene nada contra el Islam en sí mismo." Por otra parte, Wilders -quien fue absuelto por incitar el odio contra los musulmanes a mediados de 2011- ha resumido su opinión así: "Yo no odio a los musulmanes, odio a Islam." Antes, el diputado holandés ha comparado al Islam con el nazismo y al Corán con "Mi Lucha", el libro escrito por Adolf Hitler.

Con el fin de formar un bloque euroescéptico de derecha, Wilders y Le Pen tendrían que encontrar políticos con ideas afines en al menos una cuarta parte de los 28 estados miembros de la UE, y necesitarían 25 miembros a ser elegidos al Parlamento Europeo (que consiste en 766 escaños). Si esto ocurriera, se convertirían en un grupo político europeo oficial, lo que significa que se beneficiaría de varias cosas: sedes en comités, oficinas, subsidios, un presupuesto de comunicación y un intervalo de tiempo para hablar en el Parlamento (en proporción a su cantidad). En octubre, Wilders advirtió que "los partidos como el FN y el PVV podrían obligar a la élite europeísta cantar una melodía diferente."

Aunque ya existe un grupo euroescéptico -Europa Libertad Democracia (EFD), dirigido por Nigel Farage del Partido por la Independencia del Reino Unido-, sólo tiene 32 asientos. Si esta alianza de extrema derecha de Le Pen y Wilders llegara a existir, podría incluir la Alternativa para Alemania (AfD), el Vlaams Belang de Bélgica, la Liga Norte de Italia y el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ). No obstante, los partidos de derecha en el este de Europa, como Jobbik en Hungría, serán excluidos debido a su racismo percibido. UKIP, el partido de Farage, ya ha rechazado la idea de unirse a la alianza, ya que considera que algunas de las políticas de Wilders son demasiado extremas.

Considerando que el PVV sufrió un revés en las elecciones legislativas de septiembre de 2012, sigue bien situado en los sondeos actuales. El FN, con un 24% de las intenciones de voto, lidera las encuestas para las elecciones europeas del próximo año.

Temas relacionados