Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 6 horas

Uso de armas químicas: Siria, en la línea roja

El gobierno de EE.UU. cree tener evidencia del uso de gas sarín contra los rebeldes. Si esto se comprueba, Washington estaría muy cerca de una intervención en ese país.

El reactor nuclear sirio fue destruido por un ataque de la aviación israelí el pasado 6 de septiembre de 2007. /AFP
El reactor nuclear sirio fue destruido por un ataque de la aviación israelí el pasado 6 de septiembre de 2007. /AFP

La evidencia que tienen las fuentes de inteligencia de Estados Unidos -basadas en evaluaciones realizadas en Siria junto a Reino Unido, Francia e Israel- señalan que el gobierno sirio habría utilizado pequeñas cantidades de gas sarín contra los rebeldes. Sin embargo, Washington manifiesta algunas dudas y por eso ordenó una investigación más a fondo. Desde que comenzaron los enfrentamientos entre la rebelión siria y el gobierno de Bashar al Asad, Washington se había mantenido al margen del conflicto. Hasta ahora que Siria parece haber cruzado la línea roja.

La prensa estadounidense señala que incluso senadores recomiendan a Obama cambiar su posición frente al conflicto, que ya lleva más de dos años. "Está claro que 'líneas rojas' se han cruzado y que se debe tomar acción para evitar un uso (de armas químicas) a mayor escala", aseguró la senadora demócrata Diane Feinstein, directora del Comité de Inteligencia del Senado, declaró en un comunicado su preocupación.

John McCain, republicano, señaló que “EE.UU. debe tomar una acción” y recordó que “Obama dijo que si Bashar al Asad utilizaba armas químicas sería el factor que cambiaría el curso del juego”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y el jefe del equipo internacional de inspectores, Ake Sellström, insistieron en exigir al Gobierno de Siria un "acceso completo" a ese país para que los expertos puedan determinar si se han usado armas químicas durante el conflicto. En coincidencia con el Día Mundial de Conmemoración de todas las Víctimas de la Guerra Química, Ban y Sellström se reunieron hoy en la sede de la ONU para discutir la situación creada por la negativa del régimen de Bachar al Asad a permitir la entrada de los expertos a pesar de haber sido el que solicitó una inspección internacional.

"Los dos están de acuerdo en que no hay sustituto para las actividades sobre el terreno a fin de determinar si se han usado armas químicas en Siria”, afirmó ante la prensa el portavoz de Naciones Unidas, Martin Nesirky.

El régimen de Damasco pidió en marzo a Ban que la ONU investigara su denuncia de uso de armas químicas por parte de la oposición, mientras que Reino Unido y Francia pidieron que se investigara el presunto uso por parte de las fuerzas leales a Bachar al Asad. Sin embargo, el Gobierno sirio ha bloqueado desde comienzos de este mes la llegada del grupo de 15 inspectores por considerar que el mandato de la misión propuesto por el secretario general permite a los expertos desplegarse por todo el país y no solo en el punto donde Damasco quiere que investiguen.

"Claramente todavía hay diferencias sobre qué hace falta para llevar a cabo la investigación, por eso continúan las conversaciones con las autoridades sirias", señaló Nesirky tras la reunión. El portavoz reiteró que el secretario general insiste en que se estudien "todas las acusaciones" sobre el presunto uso de este tipo de armas, y recordó que estamos "en un momento crucial" para lanzar la investigación "si queremos conocer lo que ocurrió".

Ban recordó que el grupo de expertos está listo para viajar en 24-48 horas, y que incluso un pequeño equipo de avanzada, formado por dos personas, está preparado en el cercano Chipre. También insistió en que "una investigación creíble y completa" necesita el "acceso completo" de los expertos a los lugares donde supuestamente se han empleado armas químicas en Siria.

Al mismo tiempo se supo que Siria reforzó sus sistemas de defensa antiaérea gracias al apoyo de Rusia, entre otros. Según una información que un funcionario estadounidense dio a The Wall Street Journal, “en los últimos años los sirios aumentaron sus esfuerzos por reforzar sus defensas antiaéreas, particularmente después de la destrucción de un complejo nuclear clandestino que construían”, confió a AFP el responsable estadounidense, que no solicitó no ser identificado.

El reactor nuclear sirio fue destruido por un ataque de la aviación israelí el pasado 6 de septiembre de 2007.Según la misma fuente, el régimen de Damasco recibió asesoramiento ruso para modernizar sus sistemas antiaéreos, que databan de la época soviética. Basándose en un informe de los servicios secretos estadounidenses, el Wall Street Journal asegura que Rusia entregó en agosto del 2008, 36 sistemas SA-26 Pantsir-S1 a Siria. Se trata de sistemas capaces de destruir misiles de crucero.

Richard Weitz, director del Centro de Análisis Político-Militar del Instituto Hudson, en Washington, le dijo a la BBC que “hay suficiente ambigüedad en los informe de inteligencia para que haya dudas. Hay algunos químicos que no son ilegales. El propio Estados Unidos utiliza ciertos agentes químicos en combate de los que quedan residuos o se pudo haber perforado un contenedor cercano por accidente”.

Y agregó: “Lo que van a tener que hacer es examinar cuidadosamente la evidencia forense y analizar las comunicaciones interceptadas para asegurarse", dijo el doctor Weitz. "La razón de esta cautela es porque le da al presidente la flexibilidad política que necesita".

El problema, manifestó el analista, es que el mundo ha cambiado y los llamados "Estados fallidos", como Corea del Norte, Irán o Siria no respetan esas líneas. "Pueden ver en EE.UU. un tigre de papel que no quiere actuar por el temor de que algo peor suceda".