Van siete muertos y 100 heridos por protestas en México

Entre los muertos, hay un periodista que fue asesinado por desconocidos mientras cubría las protestas que se viven en el Estado de Oaxaca

Un grupo de manifestantes protestan en solidaridad con la Coordinadora Nacional del Trabajadores de la Educación en Ciudad de México (México). EFE.
Un grupo de manifestantes protestan en solidaridad con la Coordinadora Nacional del Trabajadores de la Educación en Ciudad de México (México). EFE.

El Estado mexicano de Oaxaca es escenario desde este fin de semana de fuertes protestas por parte integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, que rechazan la implementación de una reforma educativa con la que el gobierno de Enrique Peña Nieto pretende darle una nueva cara al sistema educativo mexicano. Los manifestantes rechazan, sobre todo, el esquema de evaluación propuesta por esta reforma, que, dicen, es en realidad un mecanismo para perseguir a los profesores opositores al gobierno.

De acuerdo con las autoridades, ya van siete muertos y 100 heridos. Entre ellos, el periodista Elidio Ramos Zarate, reportero del diario El Sur, quien fue asesinado mientras cubría las protestas. Los manifestantes han señalado que la Policía de Oaxaca disparó contra los manifestantes. “Desde Oaxaca denunciamos el uso desmedido de armas de grueso calibre utilizadas directamente en contra de nuestros compañeros maestros, padres y madres de familia, estudiantes e integrantes de organizaciones sociales hermanas que se unieron a la lucha social justa”, sostuvo la Sección 22, a través de un comunicado. A lo que la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) respondió que “las agresiones por arma de fuego registradas provinieron de personas ajenas a los bloqueos, quienes realizaron disparos contra la población y los policías federales”.

El sacerdote y defensor de derechos humanos, Javier Solalinde, anunció este lunes la creación de una comisión ciudadana con el objetivo de mediar entre el gobierno y los manifestantes, quienes protestan desde hace varios meses en contra de esta reforma educativa. Aunque no fue sino hasta esta semana que las manifestaciones derivaron en violencia, tras agravarse el descontento de los profesores, debido a la captura de dos directivos sindicales por supuestos actos de corrupción.

El presidente Enrique Peña Nieto ha lamentado las muertes y ha dicho que ha dado instrucciones “para que, en el marco de la ley, se tomen las acciones necesarias para solucionar el conflicto”. Mientras que los manifestantes aseguran que en reiteradas ocasiones han demostrado estar dispuestos “al diálogo con llamados a los gobiernos Estatal y Federal, que en lugar de priorizar una mesa de trabajo, respondió con detenciones y ahora con un clima de represión inconcebible, no sólo en contra de maestros, también en contra del pueblo”.

Temas relacionados

 

últimas noticias