Venezuela expulsó a periodista estadounidense acusado de espionaje

La expulsión se produce el mismo día en que está previsto un encuentro entre John Kerry y Elías Jaua.

El Gobierno de Venezuela expulsó este miércoles al periodista estadounidense Timothy Hallet Tracy, detenido en abril bajo la acusación de adiestrar a estudiantes venezolanos para generar actos de violencia.

"El gringo Timothy Hallet Tracy capturado haciendo espionaje en nuestro país, ha sido expulsado del territorio nacional", indicó el ministro del Interior, Miguel Torres, a través de su cuenta en la red social Twitter.

El ministro no ofreció ningún detalle sobre la situación legal en que quedó Tracy ni si su expulsión significa que no se encontraron pruebas de delito.

El diario El Nacional dijo que Tracy abordó a primeras horas de la mañana un vuelo con destino a Miami (EE.UU.).

La expulsión se produce el mismo día en que está previsto un encuentro entre el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el canciller venezolano, Elías Jaua, en Antigua (Guatemala), donde ambos asisten a una asamblea general de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El propio Torres anunció el 25 de abril la captura de Tracy en el medio de la situación de crisis que se produjo tras las elecciones del 14 de abril, ganadas por el candidato chavista, Nicolás Maduro, y no reconocidas por el líder opositor Henrique Capriles.

"Partidos de la extrema derecha quieren una guerra civil (...), el caballero que fue capturado, de nombre Timothy Hallet Tracy (...) y toda su actuación obedece a una entrenamiento y adiestramiento como un agente de inteligencia", declaró entonces el ministro de Interior.

Según la familia de Tracy, el estadounidense se encontraba en Venezuela para filmar un documental y fue detenido cuando se preparaba para salir del país por el aeropuerto internacional Simón Bolívar.

En los últimos meses el Gobierno venezolano ha insistido en la presencia de supuestos agentes infiltrados desde Colombia y El Salvador con el fin de montar actos de desestabilización en el país.

Los incidentes registrados tras las elecciones del 14 de abril dejaron un saldo de 11 muertos y alrededor de 80 heridos en acciones que el Gobierno atribuye a la oposición contra militantes chavistas, así como ataques a sedes del partido de Maduro, centros donde trabajan médicos cubanos e instituciones del Estado.

Capriles ha culpado al Ejecutivo de estos incidentes y ha negado que algunos de esos hechos se hayan producido.