Viceministro renuncia en Egipto

La violencia contra los cristianos coptos en El Cairo continúa amenazando la estabilidad del proceso de transición político que Egipto experimenta desde el 11 de febrero, cuando Hosni Mubarak abandonó la presidencia.

La muerte de 24 coptos en un enfrentamiento con la fuerza pública en la tarde del domingo, y los más de 250 heridos que dejaron los choques, ha ocasionado el malestar de los cristianos, quienes componen el 9% de la población (8 millones de personas) y que ahora acusan de violencia a la Junta Militar que gobierna.

El viceprimer ministro, Hazem el Beblawi, dimitió de su cargo “en protesta por la actuación del Gobierno en los sucesos de Maspero”, según informó uno de sus asesores. En dicha zona de la capital, el Ejército contuvo con tanques de guerra y fuego real una protesta copta que pedía el cese de la violencia musulmana contra los templos cristianos, la cual provocó la semana pasada un incendio en la iglesia de Edfu, provincia de Asuán.

El Beblawi aseguró que, a pesar de que las órdenes militares son impartidas por el mariscal Husein Tantaui —actualmente la máxima autoridad del Estado—, la responsabilidad de las muertes recae sobre el Gobierno, encabezado por el primer ministro Essam Sharaf y él como segundo encargado.

Mientras el Consejo de Ministros, instaurado por Tantaui tras la salida de Mubarak, lamentó la salida de El Beblawi, la Fiscalía Militar de El Cairo detuvo a 28 personas presuntamente implicadas en los disturbios. Los detenidos, coptos y musulmanes, tendrán que pasar al menos 15 días en prisión, mientras las autoridades adelantan las investigaciones por sabotaje, agresión a la fuerza pública y destrucción de vehículos oficiales.

Temas relacionados