En Guatemala es más difícil comprar un televisor que un niño