Mientras Ortega habla de Colombia, en su país exigen su renuncia