Vigilia, veladoras, estampitas y rock esperan el papa

A las 3:30 a.m. (hora colombiana) comienza el pontificado de Francisco, el primer jesuita y latinoamericano que ocupa la silla de Pedro

Hoy a las 8 de la mañana (hora europea), el cardenal Jorge Bergoglio será investido oficialmente como nuevo papa. / AFP
Hoy a las 8 de la mañana (hora europea), el cardenal Jorge Bergoglio será investido oficialmente como nuevo papa. / AFP

La ciudad empieza a modificar su fisonomía. Especialmente, en la Plaza de Mayo, ícono de los grandes acontecimientos, a metros de la Casa Rosada, palacio nacional del Gobierno. Es que en los alrededores de la catedral porteña y frente a la sede del Arzobispado se instalaron dos pantallas gigantes en las que se emitirá en vivo y en directo la entronización de Francisco, ese papa que tanto atrapa al mundo católico, pero sobre todo conmueve a Argentina, porque aquí nació Jorge Bergoglio, ni más ni menos.

Anoche empezó la vigilia, con miles de fieles que desde temprano se habían acercado munidos de velas, estampitas y plegarias. Y para mitigar la espera, hubo un show de música en el que se destacó la banda de rock Padre César y los Pecadores y que tuvo como cierre un recital de Axel, cantante popular de estas tierras, devoto de san Francisco e hincha de San Lorenzo de Almagro, como el mismísimo pontífice. Y a las 12 de la noche, se produjo el repique de las campanas de todas las iglesias y edificios de la metrópoli, que tuvo su contagio a lo largo de todo el país como una forma de saludar a Su Santidad desde el lugar de sus orígenes.

La ceremonia comenzará a las 5:30 de la mañana de Argentina (las 3:30 en Colombia) y por ese motivo no habrá clases en los colegios católicos y estatales. Se vivirán momentos de mucha emoción. Porque la asunción de Francisco coincide con una fecha especial para los feligreses: hoy se celebrará la fiesta litúrgica de san José, padre de Jesús. Habrá, entonces, una doble corriente espiritual en el amanecer de Buenos Aires. Y para cristalizar en hechos todo ese testimonio de fe, las ONG Red Solidaria y Hambre Cero tendrán puestos en los que aceptarán donaciones de ropa y alimentos no perecederos que luego serán distribuidos en los barrios que solía recorrer Bergoglio durante sus años de trabajo pastoral, entre ellos la Villa 31, la 1-11-14, la 21-24, Bajo Flores y Ciudad Oculta.

Y, como si fuera poco, el Obelisco, símbolo urbano por excelencia, será vestido con la bandera del Vaticano, que ya flamea en varios rascacielos. Habrá mate cocido, infusión típica de los argentinos, y hasta la hora de la posesión se emitirán imágenes de Bergoglio en los tiempos en los que se desempeñó como arzobispo. También en distintas provincias del interior del país se seguirá la misa. Por ejemplo, en Formosa, al norte del territorio argentino, se decretó asueto administrativo y escolar. El gobierno de La Rioja, en tanto, les dio permiso a sus empleados públicos para llegar tarde al trabajo.

El país está pendiente de su papa. A tal punto que la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, fue la primera mandataria en ser recibida por Francisco. De tensa relación durante los últimos tiempos, Fernández almorzó con el pontífice y le pidió que interceda ante el Reino Unido en un tema muy ríspido: las islas Malvinas. Lo hizo unos días después del plebiscito en el que el 97% de los kelpers votaron por mantener su condición de “británicos” en el discutido archipiélago.

“Le hemos pedido a Francisco que interceda para que ese diálogo entre el Reino Unido y la Argentina pueda llevarse a cabo”, afirmó la mandataria tras su encuentro con el papa. Cristina Fernández recordó las tensiones fronterizas en torno al canal de Beagle entre Argentina y Chile a finales de los años setenta y el “entendimiento” al que llegaron los dos países, entonces gobernados por dictaduras, gracias a la mediación del papa Juan Pablo II. Contrariamente a ese conflicto, tanto Argentina como el Reino Unido son democracias, por lo que las condiciones son ahora “mucho más favorables”, dijo la presidenta argentina. “Lo que queremos es que se cumplan las múltiples resoluciones de Naciones Unidas que desde 1965 instan a los dos países a dialogar”, insistió a su regreso del Vaticano

Por último, destacó la “sencillez y humildad” de quien siempre bregó por los pobres. “Me habló de la unidad de Latinoamérica para la Patria Grande de San Martín y Bolívar”. Pese a que Francisco les había pedido a los dirigentes argentinos que no viajaran a su asunción y donaran el dinero correspondiente a los pasajes, 140 personas, entre políticos, gremialistas y representantes de organizaciones sociales, tomaron un avión rumbo a Roma.

Se viven días movidos para los argentinos. Y, por supuesto, para el papa, cuyo portavoz, Federico Lombardi, anunció que Su Santidad ya tiene en su poder el informe vatileaks sobre el escándalo de las intrigas, enfrentamientos y supuestos casos de corrupción dentro del Vaticano. El año pasado, Benedicto XVI había creado una comisión de tres cardenales para que investigaran la filtración y publicación de documentos reservados. Como consecuencia del affaire fue detenido, condenado y luego perdonado por Joseph Ratzinger el mayordomo Paolo Gabriele, señalado de ser el culpable de la oscura trama.

Este escándalo, como los protagonizados por el banco vaticano (IOR) o la pérdida de fieles en Europa y América Latina, son algunos de los asuntos que deberá comenzar a tratar el papa tan pronto termine la misa de investidura a las 10:30 de la mañana (hora colombiana). Luego de la ceremonia, que se calcula será seguida en directo por millones de católicos en todo el mundo, Francisco se dirigirá a sus oficinas temporales para revisar estos escándalos que pusieron en aprietos al papa emérito Benedicto XVI y que mostraron las complejidades de esta institución. Algunos aconsejan al pontífice argentino que les dé mayor participación a los obispos en decisiones vaticanas.

La ceremonia

La misa de inauguración, durante la cual el nuevo papa recibirá el palio (estola) y el anillo del pescador (que eligió de plata) propios del ministerio petrino, comenzará a las 9:30 de la mañana (hora europea). Antes, Francisco, que reside temporalmente en la Casa Santa Marta, dentro de los muros del Vaticano, a la espera de ocupar en unos días su apartamento pontificio en el Palacio Apostólico, se dará un baño de multitudes. Según el Vaticano, circulará durante cerca de media hora por la Plaza de San Pedro entre los peregrinos, algo nada sorprendente viniendo de un papa que ya se ha saltado el protocolo en numerosas ocasiones para saludar afectuosamente a los fieles, provocándole algún que otro quebradero de cabeza a su servicio de seguridad.

Se espera que la lluvia dé una tregua este día en Roma, ya que ha caído intermitentemente sobre la ciudad en la última semana. El papa pronunciará una esperada homilía previamente preparada, pero sobre la que debería improvisar en esta misa concelebrada con otros 180 religiosos, y contará con la participación inédita en la liturgia de los hermanos franciscanos del convento de La Verna, situado en las montañas de Toscana. “Será una homilía significativa, que dará indicaciones sobre las orientaciones de su pontificado y a la que Francisco imprimirá su toque personal”, explicó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

Al final de la misa, que según cálculos tomará dos horas, el papa se quitará los ornamentos y volverá a la basílica para recibir a las delegaciones de más de 132 países, entre las se destacan los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff, y México, Enrique Peña Nieto, los dos países con más católicos del mundo.

También viajaron a Roma los mandatarios de Chile, Ecuador, Paraguay, Costa Rica y Honduras, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, así como los herederos de las coronas española y holandesa, los príncipes Felipe y Guillermo Alejandro, este último acompañado por su esposa argentina, Máxima Zorreguieta.

El diálogo interreligioso comenzará hoy mismo, pues líderes de otras religiones llegaron a la entronización de Francisco, quien desde que fue elegido papa por los 115 cardenales en la Capilla Sixtina tendió una mano a la comunidad judía en una carta dirigida al rabino de Roma, Riccardo di Segni.

 

Rosas, mate y un poncho

 

El papa Francisco y la presidenta Cristina Fernández se reunieron en la Casa Santa Marta, residencia provisional del pontífice. Primero hablaron 20 minutos y luego almorzaron. Francisco le regaló una rosa blanca en representación de santa Teresita, la preferida del pontífice, “un regalo íntimo, casi personal”, dijo Fernández, mientras que ella le llevó un mate y una bombilla elaborados por cooperativistas argentinos, además de un poncho de vicuña, “para que se abrigue del frío europeo”. “Lo vi sereno, seguro, en paz”, explicó la presidenta argentina, quien dijo estar “sorprendida y agradecida de haber sido invitada a almorzar con Francisco”.

La entronización

 

Ceremonia santa

El papa Francisco llegará a la Plaza de San Pedro a bordo del papamóvil y luego presidirá la misa que dará inicio a su pontificado. Se calcula que un millón de personas llegarán al Vaticano para el acto, que comienza a las 2 de la mañana (hora colombiana).

Homilía y anillo

El decano del colegio cardenalicio, Angelo Sodano, le pondrá el anillo del Pescador, de plata, en la mano izquierda. El Papa pronunciará en italiano su homilía. El acto durará dos horas y luego el papa volverá a la basílica para recibir a algunos jefes de Estado.

¿Mucha humildad?

Francisco no sólo optó por unos zapatos negros —al parecer se los regaló un amigo antes de viajar al cónclave, porque los que tenía estaban en muy mal estado— sino que usa unos pantalones negros viejos. “¿Cuando se había visto un papa ataviado de esa manera?”, dice la prensa italiana.

Un polémico asistente

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, al que la Unión Europea prohíbe entrar a su territorio desde 2002 pues lo considera un dictador y responsable de un régimen sanguinario, asistirá a la ceremonia de entronización de Francisco.

¿Y Joseph Ratzinger?

El papa emérito no asistirá a la ceremonia de hoy, pero envió a su secretario personal, Georg Ganswein, quien desde que Francisco fue elegido, ha estado a su lado. Joseph Ratzinger, quien almorzará el sábado con el nuevo papa, vivirá un par de meses más en Castel Gandolfo.

 

Los jesuitas, defensores de la Teología de la Liberación en América

Fernando Estrada, profesor adjunto de la Universidad de la Sabana, explica que la Compañía de Jesús tiene su origen en el siglo XVI. Un español vasco, Ignacio de Loyola, concibió que debía haber una organización dentro de la Iglesia que enfrentara a la reforma protestante en principios como la educación y la cultura, y con una organización de tipo militar. Entonces creó la orden, que muy pronto fue aprobada por el papa y se volcó a todos los continentes. En las últimas décadas del siglo XX, muchos jesuitas en América fueron representantes de la Teología de la Liberación, una teoría que tiene la intención de modificar algunas estructuras de la Iglesia, pero que fue formalmente condenada por Juan Pablo II en un documento que lleva la firma del entonces cardenal Joseph Ratzinger. Estrada aclara que un jesuita o alguien de cualquier orden religiosa tiene una orientación determinada, pero cuando pasa a funciones dentro de la jerarquía eclesiástica ya no se mueve dentro de su congregación original. Al pasar a ser el papa Francisco, Bergoglio no deja de tener la orientación que recibió como jesuita, pero ya no pertenece estrictamente a la orden.