La violenta represión en Siria no cesa

En los últimos días han aumentado los desertores del ejército que ahora se enfrentan a las fuerzas de Bashar Al Asad.

Seis civiles, entre los cuales una mujer, fueron muertos a balazos el miércoles en Siria, donde el régimen del presidente Bashar Al Asad continua reprimiendo violentamente desde hace varios meses una revuelta popular, según nuevo balance del Observatorio sirio de los derechos humanos (OSDH).

Cuatro de ellos fueron muertos a balazos por una milicia civil, los "chabbiha", en un barrio de Homs, uno de los centros del movimiento opositor iniciado a mediados de marzo en Siria.

El régimen del presidente Bashar al Asad ha confiado un papel de primer plano a esas milicias civiles para contener la insurrección popular.

Otros dos civiles, entre los cuales una mujer, fueron muertos a balazos cerca de Al Qusseir (region de Homs) teatro desde el lunes de enfrentamientos entre el ejército regular y hombres armados que serían desertores, indicó el OSDH.

Según esta ONG con sede en Londres, un séptimo civil, herido la víspera en una localidad cerca de Damasco, falleció el miércoles en la madrugada.

El lunes, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, alzó el tono frente al presidente Al Asad, instándolo a "parar las matanzas" en el país.

 

 

 

 

últimas noticias

Pasaporte colombiano, el "más seguro del mundo"