"Visas, cuestión de justicia con Colombia"

Pedro Morenés, ministro de Defensa español, asegura que su país está trabajando insistentemente para que en la Unión Europea se haga efectivo el retiro de visados para colombianos.

El ministro de Defensa de España, Pedro Morenés, aplaude la intención de Colombia de acercarse a la OTAN. / AFP

Lucha contra el terrorismo, narcotráfico, crimen organizado, además de cooperación en formación militar son algunos de los aspectos que España quiere fortalecer con Colombia. El ministro de Defensa español, Pedro Morenés, se reunió con su homólogo colombiano, Juan Carlos Pinzón, en Bogotá, para discutir estos aspectos, además de la intención de Colombia de acercarse más a la OTAN y el esfuerzo español para que se levante el visado a los colombianos en Europa. En entrevista con El Espectador, Morenés aseguró que en el tema de la eliminación de las visas para los colombianos y peruanos “hay obstáculos”, pero España está empeñado en lograr este objetivo.

¿En qué nivel está la cooperación en seguridad entre Colombia y España?

La idea de este acercamiento es compartir la voluntad de desarrollar e intercambiar experiencias militares y también ver cómo somos capaces de desarrollar proyectos que tengan incidencia en nuestras industrias. Reforzaremos el número de veces que nos vamos a reunir en la Comisión Mixta (2 veces al año), porque es la única manera de hacerles un seguimiento real a las bases de lo que sentamos. También hemos hablado de hacer un intercambio militar.
¿Cuál es el interés de España en la Alianza del Pacífico?

Este no es un asunto nuevo para España. Colombia tiene una posición absolutamente estratégica y fundamental en esta Alianza del Pacífico. España quiere estar ahí con los países amigos.

¿Cómo ha afectado la crisis económica el tema de defensa?

España está pasando por una crisis que, claro, afecta la seguridad, como en otros aspectos. No conozco un solo presupuesto de un país que no tenga unas restricciones y esto obedece, primero, a la crisis económica y, segundo, al cambio de los riesgos y las amenazas. Hoy en día hay que construir unas fuerzas armadas que se adapten a la realidad y el riesgo moderno que no son los mismos de antes.

¿Cuál es su posición frente al escándalo por los programas de espionaje masivo de EE.UU.?

Hay que poner las cosas en su sitio. Desde un punto de vista teórico, la libertad tiene que ser sostenida por la seguridad. Pero para hacer lo malo e incluso lo que se justifica, esos límites entre seguridad y libertad son muy difíciles de mantener. Estados Unidos ha explicado las razones, pero creo que tiene que dar una vuelta a sus sistemas de información, que siguen siendo necesarios, pero con los límites claros. Sigo diciendo que los servicios de inteligencia tienen una condición discreta y de secreto, lo que no puede ocurrir es que lo que allí adentro ocurre alguien lo ponga en conocimiento público, porque ese sí es un problema para la seguridad.

¿Cómo ve España la intención de Colombia de acercarse a la OTAN?

Me parece que Colombia tiene una visión de corresponsabilidad en la seguridad y en la estabilidad mundial. Eso engrandece al país, a la comunidad internacional, y es una actitud muy inteligente y generosa de Colombia. España estará apoyando su presencia en todas las organizaciones en las que el país pretenda entrar.

¿Cómo va la iniciativa de suspender el visado de la UE a colombianos y peruanos?

España está batallando incansablemente en la Unión Europea para que Colombia se vea libre de las visas. Nos parece que es una cuestión de justicia y reconocimiento a un país que ha luchado enormemente para tener la seguridad y el sistema de derecho que tiene. Colombia se merece ser tratada igual que un país con esos privilegios en Europa. Claro, hay unas trabas en el camino, pero estamos en ello.

¿Cuál es el balance de la participación militar española en Afganistán?

Un día España asumió un papel importante ayudando en Afganistán, cuya batalla nos afecta aunque parezca que está muy lejos, porque obviamente los movimientos insurgentes basados en el radicalismo son muy poderosos. Nuestra experiencia ha sido dura, durísima, pero muy provechosa tanto en resultados como en el cambio de mentalidad de nuestras fuerzas armadas.

Ya son dos años del gobierno de Mariano Rajoy. ¿Cuál es el balance?

Estos dos años hemos vivido el tiempo más duro en cuanto a lo que se ha tenido que hacer en la política española. Ha sido una experiencia muy difícil, hemos tenido que asumir medidas que a ningún gobernante le gusta tomar (restricciones de espacios de bienestar) y eso lo hemos hecho para hacer viable la salida de la profunda crisis en la que estamos. Estas medidas se deben tomar independientemente de las consecuencias político-electorales. Uno tiene que hacer lo que debe hacer y recibe unos réditos: en este caso, España está saliendo de esa crisis en un espacio de tiempo más corto del que se pensaba.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas