La voz de los sin voz en Siria

A pesar de la persecución, el acoso y las torturas, el periodista Mazen Darwish, actualmente en prisión, fundó varios medios de comunicación.

Mazen Darwish, periodista, abogado y defensor de los derechos humanos en Siria.

Un año después de que estallara la guerra en Siria, el periodista, abogado y defensor de los derechos humanos Mazen Darwish fue detenido por el gobierno del presidente Bashar al Asad. El periodista fue encarcelado en febrero de 2012 con otros compañeros de trabajo por haber dado testimonio de las violaciones a los derechos humanos por parte del régimen. Desde entonces varias organizaciones han denunciado la arbitrariedad, pero la guerra y sus consecuencias han dejado los pedidos de libertad de Darwish en el olvido. Hasta ahora, su proceso judicial ha sido aplazado en seis ocasiones y, según proyecciones de sus defensores, es probable que se vuelva a posponer.

Darwish es el presidente del Centro Sirio de Medios de Comunicación y Libertad de Expresión (CMFE), creado en 2004, y uno de los fundadores del periódico Voice y del digital independiente de información syriaview.net, bloqueado por las autoridades sirias. El CMFE goza de estatuto consultivo ante el Consejo Económico y Social de la ONU y según una declaración posterior a la detención de Darwish y sus colegas, fue un grupo de hombres armados vestidos de civil el que se llevó a los periodistas, algunos de los cuales han salido en libertad condicional y tienen que presentarse en el centro de detención todos los días para ser sometidos a interrogatorios.

Durante la década en que logró ejercer su profesión de comunicador, Darwish ha sido perseguido y detenido en innumerables ocasiones. Por esa razón el jurado del premio Mundial de Libertad de Prensa/ Guillermo Cano 2015 de la Unesco le reconoció su trabajo. Pero más que eso, “haber llevado a cabo una trayectoria laboral de más de una década con gran sacrificio personal, en la que ha sufrido acoso, continuas detenciones y torturas y prohibiciones de viajar”, señala el documento oficial.

El premio Unesco-Guillermo Cano de la Libertad de Prensa fue instaurado en 1997 en honor del periodista y director de El Espectador, asesinado en 1986 por los sicarios del narcotráfico en los años más beligerantes del capo de las drogas Pablo Escobar. El galardón, dotado con 25.000 dólares (unos 23.100 euros), recompensa cada año a un individuo u organización que haya contribuido de manera notable a la defensa y/o promoción de la libertad de expresión en cualquier parte del mundo, especialmente si ha corrido algún riesgo.

A pesar de que Darwish sigue privado de la libertad, el CMFE sigue desempeñando un papel clave en la obtención de información sobre la situación en Siria, pues los periodistas internacionales tienen un acceso limitado al país.

Las personas que siguen el caso dentro de Siria han informado que los detenidos, incluido Mazen Darwish, están en régimen de incomunicación en un centro de detención de El Mezze (Damasco). El uso de la tortura y otros malos tratos es generalizado y sistemático en los centros de detención sirios.

 

últimas noticias