Walt Disney World no anuncia medidas de seguridad tras ataque de caimán a un niño

En un escueto comunicado lamentó la muerte del menor de dos años. Sin embargo, no hizo referencia a las fallas de seguridad del parque.

Lane Graves de Elkhorn, Nebraska.AFP

El miércoles concluyó la desesperada búsqueda del niño de dos años que fue atacado por un caimán en la orilla del lago en uno de los resort de Disney en Orlando. Las autoridades recuperaron su cuerpo que, de acuerdo con el reporte oficial, “estaba completamente intacto”. (Lea: Encuentran cuerpo del niño que había sido atacado por caimán en Disney)

Los padres de Lane, como se llamaba el niño, están devastados y han recibido la solidaridad de cientos de personas en Estados Unidos, que exigen una respuesta por parte de la administración del hotel.

Pero en las últimas horas ha causado indignación la respuesta del parque en el que ocurrió este trágico hecho. En un escueto comunicado la empresa Walt Disney World lamentó la muerte de Lane Graves, sin dar mayores explicaciones sobre lo acontecido.

El pasado martes, el niño de dos años paseaba con sus padres cerca de un  lago ubicado dentro del complejo hotelero Grand Floridian Resort & Spa de Magic Kingdom, cuando de repente apareció un caimán que lo atrapó entre sus fauces y lo arrastró al agua.

En el comunicado elpresidente de Disney George A. Kalogridis afirmó haber sentido dolor por la pérdida del menor, pero en ningún momento se refirió a las fallas de seguridad y control de animales dentro de este popular complejo turístico.

"No hay palabras para expresar el profundo dolor que sentimos por la familia y su pérdida inimaginable. Estamos devastados y con el corazón roto por este trágico accidente, y estamos haciendo lo que podemos para ayudarlos durante este tiempo difícil", indicó el ejecutivo y responsable de la seguridad en los resorts.

Kalogridis expresó además sus condolencias a la familia sin hacer mención a las críticas recibidas por la supuesta falta de señalización en el lugar en la que advirtiera la presencia de caimanes y la prohibición de permanecer allí.

"En nombre de todos en Disney les ofrecemos nuestra más profunda comprensión", concluyó el ejecutivo.

Pero este pronunciamiento desató aún mucho más críticas, debido a que en ningún momento el parque Disney hace referencia a si se tomarán nuevas medidas -a futuro- respecto de la seguridad en el sector o si se cerraría el lago del Magic Kingdom, donde Lane Graves fue atacado por un cocodrilo de entre dos y tres metros de largo.

Por lo pronto, el lugar permanece cerrado al público, mientras oficiales de la Comisión para la Conservación de la Fauna y la Pesca (FWC) siguen buscando al caimán que arrastró al menor, después de que atraparan a varios y los sacrificaran, aunque no hallaron en los animales indicios del ataque.

El jefe de la Policía del condado de Orange, Jerry Demings, explicó en conferencia de prensa que un equipo de buzos encontró en el lago el cadáver del menor y afirmó que la autopsia tendrá que confirmar que el niño fue ahogado por el caimán.

Según datos de FWC de Florida, hasta abril pasado solo se había registrado en el estado un único caso de un ataque de un caimán de estas características, mientras que en 2015 la cifra ascendió a nueve, con una única muerte.