Washington Post expresa alegría por liberación de su corresponsal en Irán

Fue detenido en Teherán en julio de 2014 y acusado de espionaje y de difundir propaganda hostil contra la República Islámica.

Jason Rezaian, corresponsal en Teherán de The Washington Post.EFE

El diario "The Washington Post" manifestó su alegría por la liberación de su corresponsal en Teherán, Jason Rezaian, como parte de un intercambio de prisioneros negociado entre EE.UU. e Irán.

"No podemos estar más contentos al escuchar la noticia de que Jason Rezaian ha sido liberado de la prisión de Evin (Teherán)", afirmó el editor del periódico, Frederick J. Ryan, Jr.

"Una vez recibamos más detalles y podamos confirmar que Jason ha abandonado Irán de forma segura, tendremos más (información) que compartir", agregó el editor, muy prudente, en un escueto comunicado.

Rezaian, de 39 años, con nacionalidad estadounidense e iraní, fue detenido en Teherán en julio de 2014 y acusado de espionaje y de difundir propaganda hostil contra la República Islámica en un juicio que arrancó el pasado 26 de mayo.

Rezaian fue detenido junto a su esposa, Yeganeh Salehí, corresponsal del diario emiratí "The National" y a una fotógrafa independiente que había trabajado para "The Washington Post", y a su esposo, todos ellos excepto Salehí con doble nacionalidad iraní-estadounidense.

La fotógrafa y su esposo fueron liberados semanas más tarde, mientras que Salehí fue puesta en libertad bajo fianza a principios de octubre de 2014.

El caso de Rezaian que se saldó con una condena en firme por espionaje, despertó una oleada de críticas y repudio contra el sistema judicial iraní por su opacidad y su falta de garantías.

El pasado julio, el diario "The Washington Post" llegó a pedir a las Naciones Unidas ayuda para lograr la liberación de su corresponsal.

La familia del periodista y sus jefes del "Post" insistieron en todo momento en su inocencia, así como las autoridades de Estados Unidos, que desde su arresto exigieron su liberación.

El periodista fue liberado junto a otros tres ciudadanos irano-estadounidenses: el exmilitar Amir Hekmati, el pastor religioso Saeed Abedini y el empresario Nosratollah Khosravi-Roodsari.

A cambio, EE.UU. confirmó que ha ofrecido "clemencia" a siete iraníes condenados o pendientes de juicio en el país norteamericano, seis de los cuales tienen la doble nacionalidad.

Las liberaciones se anunciaron mientras las potencias internacionales e Irán mantenían intensos contactos diplomáticos en Viena para preparar el anuncio de que se cumplen la condiciones para aplicar el acuerdo nuclear alcanzado en julio, y que supondrá el levantamiento de las sanciones económicas sobre Irán.