Pequeñas soluciones para tareas grandes

El sector financiero puede tener problemas a la hora de innovar. Este evento busca conectar las necesidades del mercado con soluciones.

 

 

La creciente penetración de conexiones a internet (que tiene que ver en parte con el alcance de la telefonía móvil), la evolución de cómo se piensa y se regula el aspecto digital de las finanzas, además del aumento en la información, que continúa siendo digitalizada, son algunos de los factores que han impulsado la utilización de soluciones tecnológicas para problemas en el sector financiero. De esta mezcla han resultado una variedad de servicios, desde inclusión de personas en el sistema bancario, pasando por el manejo de datos de las instituciones financieras, hasta productos que, de cara al usuario, facilitan cosas como localizar cajeros o hacer pagos electrónicos.

El sector financiero es uno de los puntos en la economía que han resultado más propensos a la aplicación de diferentes tecnologías para el análisis de datos, la automatización de procesos o el mejoramiento de estrategias de servicio al cliente, por mencionar sólo algunos campos. Big data e inteligencia artificial (IA) son dos de los términos que crean cada vez más vínculos con las instituciones financieras. Esto conlleva ciertos peligros, como lo anotó un nutrido grupo expertos en este campo en una carta abierta publicada a principios de este año y en la cual piden enfocar las prioridades de este tipo de técnicas hacia el bien común: “Partes significativas de la economía, incluyendo las finanzas, pueden ser susceptibles de ser alteradas por el uso de técnicas de IA para aprender, modelar y predecir las acciones de un agente en el sistema (…) Los efectos adversos de esto, sin embargo, podrían incluir una equidad y un desempleo mayor”.

Ahora, este tipo de técnicas, aplicadas sobre grandes corporaciones, profundamente incrustadas en los sistemas de supervivencia de una sociedad de mercado moderna, no son un asunto fácil ni rápido. Es ahí donde la promesa de mejores servicios para los usuarios finales suele morir, o al menos demorarse un buen tiempo. Pero no sólo es un asunto de complejidad técnica, sino también cultural: los sectores bancario y financiero, aunque altamente tecnificados, son quizá dos de los lugares que más pueden resentir el cambio disruptivo que la tecnología ha ejercido en otras industrias, como las del entretenimiento.

Esto es algo que sabe de primera mano Gloria Lema Vélez después de trabajar algunos años en la intersección entre el sector financiero y la tecnología. Lema es hoy la gerente en Colombia de Digital Bank, una plataforma de innovación financiera que, entre otras labores, realiza un evento en el que apoya a emprendedores que ofrecen soluciones para problemas o necesidades en instituciones bancarias y financieras.

“En Digital Bank hemos visualizado las oportunidades que se presentan al mezclar la tecnología, la innovación y el sector financiero. Son usualmente tareas en las que éste se ha estancado a veces realizando proyectos muy grandes, con tecnologías muy robustas, que resultan difíciles de desarrollar. El mundo del emprendimiento, con temas más cercanos al cliente, suele encontrar soluciones más rápidas y simples en su implementación, que no requieren años, sino tres o cuatro meses. Estas son ideas de emprendedores que ya estudiaron al cliente y las desarrollaron para éste. El evento en este punto se vuelve entonces un lugar para conectar las ideas y a los emprendedores con las personas en el sistema financiero”.

En la versión colombiana del evento, que se realizará hoy en el hotel Marriott de Bogotá, participarán 22 proyectos que ofrecen soluciones en temas como contratación a distancia, sistemas de administración y contabilidad operados desde la nube o una aplicación para que un usuario consulte, en varias entidades a la vez, sus posibilidades de obtener un crédito basado en sus necesidades. Los ganadores recibirán apoyo en capital semilla y aceleración de la idea, que ya debe estar en una etapa funcional, pues se hace una demostración en vivo con altos ejecutivos del sector financiero.

¿Cuáles son los tipos de soluciones que se presentan en Digital Bank?

En otras versiones de Digital Bank se han presentado proyectos como el de la supernotaría, que busca conectar a las notarías con los bancos para minimizar la ida y vuelta del cliente entre ambas instituciones para trámites: para que la persona no tenga que ir a una por una firma y después ir a la otra y regresar a la primera y así. Ahí hay una necesidad de conexión que se puede suplir mediante una tecnología que no tiene que ser extremadamente complicada y demorada. Estos emprendimientos, generalmente, son diseñados por personas jóvenes que, claro, entienden mejor cuáles son las necesidades de este grupo. Esto es algo que a los bancos y al sector financiero les cuesta mucho entender. Siempre se habla de los millennials, y esta es una conversación continua, pero no se ha visto un avance en la aproximación hacia los jóvenes.

¿Qué retos hay en el sector financiero de cara a la innovación?

Acá se debe hacer frente a una cultura que protege lo que ya está hecho. Este es un asunto que siempre está presente con la innovación y no es sólo un tema del sector financiero. Entre los proyectos que se presentan vemos muchas soluciones enfocadas en agilizar procesos lentos en el interior de las organizaciones. Sin querer criticar: para un banco es más importante mantener vigente la plataforma de créditos que hacer un producto que permita establecer un flujo entre el cliente, la notaría y el banco, por ejemplo. Sus prioridades son otras porque, entre otras cosas, tienen que mantener funcionando el sistema financiero.

 

últimas noticias