Abuso policial a jóvenes deportistas

Un grupo de policías agredió a jóvenes por efectuar una práctica deportiva en un parque de Bucaramanga.

El pasado 5 de diciembre, en un parque de Bucaramanga, un grupo de muchachos acudió a su práctica habitual. Se trata del slackline, un deporte de equilibrio en el que se usa una cinta que se engancha entre dos puntos fijos, generalmente árboles, y se tensa. En esta práctica los deportistas buscan mantener el equilibrio. Se diferencia de la cuerda floja porque el slackline se efectúa con una cinta plana en lugar de una cuerda.

Esa mañana, el grupo de cuatro deportistas llegó al parque como lo hacía usualmente con el fin de entrenar. Sin embargo, a los pocos minutos apareció la policía, que argumentando que se trataba de una contravención al Código de Policía, ordenó que se quitara la cinta sobre la cual los deportistas ya hacían sus primeros ejercicios.

La sorpresa de los jóvenes fue mayor cuando los agentes reiteraron su petición. De inmediato los muchachos se negaron a retirar la cinta sostenida sobre dos árboles, indicando que no estaban haciendo nada malo ni ilegal.

Luego de un fuerte intercambio de palabras uno de los policías perdió el control, sacó un cuchillo y cortó la cinta. Este hecho enardeció a los jóvenes y allí se inició un conflicto que terminó con uno de los jóvenes maltratado, otro arrastrado a una patrulla policial y a una testigo agredida por otros policías que llegaron al sitio.

Uno de los testigos relató en el video que simplemente estaban realizando una práctica deportiva y que fue un abuso policial. Por su parte, los agentes del orden consideraron que esa práctica deportiva en ese parque fue una contravención y que fueron agredidos verbalmente.

El suceso plantea nuevamente el debate entre el ejercicio de la autoridad y los derechos de los ciudadanos a practicar un deporte en el espacio público.

El Espectador quiso conocer la posición de la Policía de Bucaramanga sobre el tema pero no fue posible.
 

Temas relacionados