El collar de deudas de Marbelle

Para salvarla de la debacle económica, su asistente personal acudió al mercado extrabancario y pidió cuantiosos préstamos que no ha pagado. Fue denunciada por estafa.

Maureen Belky Ramírez Cardona, conocida como Marbelle. / Revista ‘Vea’

En los últimos meses la talentosa Maureen Belky Ramírez Cardona, conocida en el mundo artístico como Marbelle, la reina de la música tecnocarrilera, ha sido protagonista de varios sucesos. A finales de 2013 retomó su rumbo musical y lanzo su nuevo disco Todo puede cambiar. Su vida personal también tuvo nuevos giros. En enero se divorció formalmente de su pareja, el productor musical y saxofonista cubano Sergio Chaple, porque le fue infiel. Una tormentosa relación que duró nueve años.

Los cambios en su entorno no pararon. El pasado 22 de mayo murió de un cáncer de laringe su exesposo, el coronel de la Policía Royne Chávez, exjefe de seguridad del expresidente Andrés Pastrana. Por el enriquecimiento ilícito del extinto oficial, por fortuna, la artista fue exonerada, pero quedó en boca de medio país. Y recientemente Marbelle reconoció que en las grabaciones del reality Factor XS encontró de nuevo el amor. Se trata del bailarín tumaqueño Phol Clayderman, con quien consolidó una intensa relación afectiva, al punto que viven juntos desde hace casi ocho meses.

Hoy, a sus 33 años de edad, Marbelle, oriunda de Buenaventura (Valle), hija de un policía y una modista que murió en el quirófano en una lipoescultura. La que se hizo cuatro cirugías para controlar su tendencia a la obesidad y mejorar su figura. La que tiene dos hijas y tres matrimonios. La que protagonizó su propia vida en la telenovela Amor sincero. La de una obra musical que cumple 18 años de carrera artística, con ocho álbumes producidos, cerca de 2.000 conciertos entregados a su público, más de un millón y medio de discos vendidos, con los que obtuvo tres discos de oro y seis de platino, afronta un nuevo enredo judicial por una millonaria estafa.

La denuncia contra Marbelle fue radicada ante la Fiscalía el pasado 30 de mayo por la vestuarista Luz Stella Chávez Penagos, quien fuera una de sus mejores amigas. Fue su confidente, su asistente personal y quien durante más de una década arriesgó su patrimonio personal y familiar para evitarle escándalos económicos a la artista. Pero hoy la deuda de Marbelle con Chávez asciende a los $120 millones. Con un nuevo protagonista en la historia: un prestamista “gota a gota” y comerciante de San Andresito que también se vio afectado por las deudas de la artista y quien mediante mensajes poco cariñosos ha dicho que no está dispuesto a perder su dinero.

Luz Stella Chávez y Marbelle se conocieron en 2005 durante la primera producción del reality Factor X. Chávez era la encargada de vestir a los jurados, entre ellos Marbelle. Desde entonces se hicieron amigas, al punto que en junio de 2009, cuando el programa llevaba cuatro años en la pantalla, le ofreció ser su asistente personal. El vínculo derivó en que hacia septiembre de 2010 Marbelle le confesara que estaba pasando por graves problemas económicos.

En concreto, la artista le expresó a su asistente que le debía varios meses de arriendo a la Inmobiliaria Fonnegra Gerlein. Su esposo de entonces, el músico cubano Sergio Chiape, poco aportaba para el pago de los gastos de la casa. Conmovida por la situación, la vestuarista Chávez acudió al mercado extrabancario, o “gota a gota”, como le dicen algunos. Conocía al comerciante de San Andresito Jesús Siabato, quien le prestó los primeros $20 millones a un interés considerable. Para respaldar su obligación, Chávez le firmó una letra de cambio y asumió la deuda.

La fiel vestuarista le entregó a Marbelle los $20 millones contantes y sonantes. De inmediato, y cuando la inmobiliaria ya pensaba en hacerle un lanzamiento, llegó con el dinero. Con lágrimas en el rostro la artista se lo agradeció a su amiga y le prometió que en pocos días le pagaría la considerable suma. Pero la realidad fue otra y, por el contrario, Marbelle le siguió pidiendo prestado más dinero. El 20 de octubre solicitó otros $40 millones. Siabato se los giró a la vestuarista, confiando en las palabras de la artista, que manifestó que a los pocos días le llegaría un dinero de la productora Teleset.

Un collar de nuevos préstamos sin pagar se convirtió en barril sin fondo. En febrero de 2011 fueron $30 millones más. En marzo siguiente el giro fue mayor. Esta vez de $50 millones. Para ese momento, Marbelle indicó que con lo que recibiera por una campaña publicitaria iba a cancelar todo lo adeudado y asumido por su amiga la vestuarista, quien ingenuamente le pedía el dinero al prestamista Siabato, respaldaba la obligación con letras de cambio y se lo entregaba a Marbelle.

En julio de 2011 Marbelle tuvo el único gesto de pago que se conoció en el conflicto. Le transfirió al prestamista Jesús Siabato un campero negro que estaba a nombre de su compañero sentimental de entonces, Sergio Chaple. Pero su valor sólo sirvió para cubrir los intereses adeudados a esa fecha. El capital quedó en veremos.

Pasó el tiempo y las promesas de capital y nuevos intereses se esfumaron. Como señala en su denuncia a la Fiscalía la apoderada de la vestuarista Chávez, la abogada Clara Lucía Goenaga, “desde ese momento y hasta la fecha ella nunca más respondió por esa obligación, es decir que no volvió a cancelar ni los intereses ni el capital”.

No obstante, quien acudió al prestamista y respaldó sus obligaciones con varias letras de cambio fue Luz Stella Chávez, por eso recibió muchas llamadas para pagar las deudas. Y como los comerciantes de San Andresito son tan serios a la hora de hacer negocios, Chávez no tuvo mas remedio que responder con lo que tenía.

Solicitó créditos a entidades financieras, reventó los cupos de sus tarjetas de crédito, descunchó los ahorros de su esposo, pidió préstamos a otros amigos, entregó como parte de pago un vehículo que poseía, entre otras cosas porque un día el comerciante Jesús Siabato amaneció de mal humor y, dice, la amenazó de muerte si no le pagaba.

Hoy la vestuarista Luz Stella Chávez está casi en la ruina. La casa donde vive esta ad portas de ser embargada. Debió entregar a l prestamista el vehículo donde transportaba a su hijo, que recientemente perdió uno de sus riñones. Vive intimidada por el comerciante Siabato. Está reportada por las centrales financieras de riesgo como mala paga. Su trabajo no es constante. Se le colmó la paciencia y por eso decidió acudir a la justicia para demostrar que Marbelle la estafó. La artista, por su parte, no aparece para pagar sus obligaciones, no tiene bienes a su nombre y mucho menos quiere dar explicaciones a este diario sobre el trato económico a quien fuera su amiga durante casi una década.

Los seis testigos que acudirán al proceso

En el caso que apenas comienza en la Fiscalía, la defensa de la vestuarista Luz Stella Chávez Penagos ha solicitado que sean citadas varias personas con el propósito de detallar los hechos. Son ellas el excompañero sentimental de Marbelle Sergio Chaple.

También se solicitó que acudan a los estrados judiciales Adriana Berrío Vallejo y Elizabeth Cano, quienes le han prestado dinero a Chávez y tienen pleno conocimiento del caso. Con respecto a Mario Montealegre Moreno, en su condición de sastre, conoce los incidentes que se presentaron con Marbelle. De igual manera, se requirió entrevista al comerciante de San Andresito, Jesús Siabato, así como al esposo de la denunciante Óscar Rodríguez.

“En los últimos cuatro años no hemos tenido paz. Marbelle prometió pagar y nunca lo hizo. Desde hace más de un año que no me volvió a contestar mis reclamos. Sólo le pido que se haga cargo de las deudas”, señaló Luz Stella Chávez .

Temas relacionados