El infortunio ronda a Independiente Santa Fe

El fallecimiento de un bebe, familiar de uno de los jugadores insignia y el descubrimiento de una penosa enfermedad de uno de sus directivos tienen al club capitalino pasando por un momento difícil.

Archivo El Espectador

 Los últimos días para directivos y jugadores del club de fútbol Independiente Santa Fe no han sido fáciles. Esta vez no se trata de asuntos deportivos como es su misión, ni de la divulgación de los resultados financieros, que en 2014 mostraron utilidades por $1.242 millones. Hoy la preocupación es mayor porque un incendio en la casa de los padres del destacado defensor central, Francisco Meza Palma, terminó en tragedia esta semana. A ello se suma que a Edgar Plazas Herrera, miembro de la junta directiva, los médicos le descubrieron un cáncer pulmonar.

El domingo, en el barrio El Campito, ubicado al suroriente de Barranquilla, existía preocupación de los habitantes de este y otros sectores porque durante todo el fin de semana el servicio de energía no venía funcionando bien. Desde el sábado el fluido eléctrico era intermitente, al punto que varios ciudadanos reportaron el daño a Electricaribe y los más precavidos optaron por desconectar los electrodomésticos.

Del incidente con la energía eléctrica no se salvaron los vecinos de la carrera octava con calle 36 b. Allí precisamente habita Omer Meza con su familia, padre del futbolista albirrojo Francisco Meza. La noche del domingo hacía un calor infernal en Barranquilla, por eso era prácticamente imposible dormir sin aire acondicionado. En una de las habitaciones de esa casa dormía en su corral un bebé de seis meses, sobrino del futbolista.

El fluido eléctrico empezó a fallar y luego de varios cortes el aire acondicionado de la habitación donde dormía el menor al lado de sus padres, hizo un corto circuito. En pocos minutos se incendió el cuarto. La conflagración afectó al bebé y en medio de las llamas sus familiares intentaron rescatarlo.

De inmediato su abuelo, sus padres y varios vecinos solidarios lo trasladaron al hospital universitario Adelita de Char. Allí los médicos diagnosticaron que el pequeño sobrino del futbolista Francisco Meza tenía su cuerpo con un 90% de quemaduras y por lo tanto, su pronóstico era reservado.

Para ese momento los directivos del club le ofrecieron su apoyo y logística al consagrado deportista. Pero el lunes, luego de una lucha intensa por la vida, pese a las plegarias de todos y a los esfuerzos de los facultativos, el menor falleció a las 8 de la mañana por una falla multisistémica derivada de las lesiones que afectaron principalmente pulmones y riñones. Al día siguiente fue sepultado en una dolorosa ceremonia litúrgica.

Pero mientras eso le sucedía al futbolista Francisco Meza y su familia, el directivo del equipo capitalino, Edgar Plazas Herrera, vivía su propia tragedia. En plena fase eliminatoria de la Copa Libertadores de América, en donde Santa Fe cumplió una destacada actuación, empezó el drama del dirigente deportivo.

Nacido en Manizales, abogado de la Universidad Javeriana, con 66 años de edad y de amplia trayectoria en el sector público en entidades como la Empresa de Licores de Cundinamarca, la Gobernación de ese departamento y en empresas de telecomunicaciones como Metrotel y Teleductos. También estuvo en la rama de los seguros en la Previsora, en radio y televisión pública como director de la desaparecida Inravisión, entre otros. Pero Plazas nunca ha dejado su pasión por Santa Fe. Al punto que en 1995 llegó a ser su presidente. Luego pasó a la liquidada Comisión Nacional de Televisión y posteriormente se dedicó negocios en el sector siderúrgico.

El pasado 17 de febrero de 2015, día de su cumpleaños, Plazas recibió una nueva satisfacción del equipo rojo. Ese día Santa Fe venció en México al Atlas de Guadalajara y así empezó a despejar el camino que lo consolidó como primero en su grupo de la fase inicial de la Copa Libertadores de América. Esa noche junto con sus hijos, el dirigente celebró a rabiar la victoria.

Fue justamente en otro partido en Brasil en donde Edgar Plazas se empezó a sentir mal. De regreso a Bogotá tuvo que ser hospitalizado con un diagnóstico poco afortunado: cáncer de pulmón.

Desde hace pocas semanas, el miembro de la junta directiva de Santa Fe, lucha por salir adelante en el partido más importante de su vida. Los médicos confían en que el riguroso tratamiento que le están suministrando le permitirá recuperarse. Toda la directiva cardenal, especialmente el presidente Cesar Pastrana y sus compañeros de junta lo alientan a resistir. Pero quizás quien más lo motiva en el duro trance es su hija Cristina, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, quien es todo en la vida para Edgar Plazas.

Son momentos difíciles en lo extradeportivo para el Independiente Santa Fe. Francisco Meza estuvo preseleccionado por José Pekerman para integrar la selección Colombia en la Copa América. Es uno de los mejores de Colombia y más temprano que tarde será transferido al fútbol internacional. La muerte de su pequeño sobrino y el incendio de la casa de sus padres lo tiene apesadumbrado pero sabe que tiene que seguir adelante porque así es la vida y el deporte. Entre tanto, Edgar Plazas, sigue luchando para demostrar que por sus venas también corre la sangre de un león que no se deja vencer.

Temas relacionados