Un matrimonio rentable: Nicolás Leoz y María Clemencia Pérez

Noticias destacadas de Investigación

Cuando el expresidente de la Conmebol era investigado en el caso Fifagate, su esposa, la colombiana María Clemencia Pérez, logró evadir los reflectores. Pero la banca estadounidense reportaba sus movimientos financieros que consideraron sospechosos, y en Paraguay, donde residía la pareja, informes de inteligencia alertaban de sus abultadas cuentas. La investigación en el país guaraní no trascendió, como lo revela el diario local “ABC Color”, y en Colombia poco se ha indagado sobre este caso.

En la tribuna del fútbol no hay quién desconozca a Nicolás Leoz Almirón, presidente durante tres décadas de la máxima autoridad de ese deporte en la región (la Conmebol) y exmandamás de las finanzas y negocios de la FIFA. Falleció el año pasado a los 90 años, con una orden de extradición a Estados Unidos a cuestas fechada en 2015, por su vinculación a la investigación gringa del Fifagate, abierta por sobornos a cambio de contratos. Ante las sospechas de un banco de EE. UU. por la legalidad de cuatro movimientos financieros suyos, sumados a revelaciones del diario ABC Color con alertas de las autoridades en Paraguay sobre las millonarias transacciones, FinCEN Files puso la lupa sobre su viuda, la colombiana María Clemencia Pérez. (En video: ¿De qué se trata #FinCENFiles?)

Ella nació el 21 de marzo de 1962 en Armenia (Quindío), pero fue en Bogotá donde años después conoció a su esposo y padre de sus dos hijos, el paraguayo Nicolás Leoz, zar del fútbol suramericano. Lo poco que se conoce públicamente de esa relación lo contó ella en una entrevista concedida al periódico El Heraldo en 2012. Acababa de terminar la universidad y él, por asuntos de trabajo, estaba en la capital colombiana. Se gustaron desde el primer encuentro e iniciaron un noviazgo que duró dos años y que terminó en matrimonio y una vida nueva en Paraguay. Desde entonces transcurrieron más de 30 años, por lo que muchos consideran que se volvió más paraguaya que colombiana. (#FinCENFiles Sospechas doradas: las millonarias transacciones de CIJ Gutiérrez)

Además de esposos, María Clemencia Pérez y Nicolás Leoz resultaron buenos socios e hicieron de sus finanzas un tablero rentable. El diario paraguayo ABC Color informó en 2015 que en ese momento ambos acumulaban unos 3 mil inmuebles, identificados con base en información de Registros Públicos y Catastro. Los bolsillos de Nicolás Leoz se mantuvieron llenos entre 2000 y 2015, época en la que, desde cuentas de la Confederación Suramericana de Fútbol (Conmebol), fueron desfalcados casi US$130 millones en operaciones sospechosas. De acuerdo con una auditoría forense de la misma entidad, al menos US$26,9 millones fueron directamente a la cuenta de Nicolás Leoz mediante transferencias bancarias. (Arte sin rastro: ¿un Botero en Odebrecht?)

El análisis se divulgó en 2017, dos años después de que estallara el escándalo de corrupción Fifagate, en el que autoridades de Estados Unidos señalaron a por lo menos 40 personas por exigir sobornos para conceder millonarios contratos sobre derechos de televisión y marketing. Entre los procesados están los dirigentes del máximo organismo del fútbol, la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) y el expresidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF) Luis Bedoya Giraldo. Sobre Nicolás Leoz, los fiscales probaron que fue una de las mentes maestras de la trama de corrupción y que, durante 20 años frente a la Conmebol, presuntamente recibió sobornos de empresas a cambio de otorgar los derechos de publicidad y medios de la Copa Libertadores.

Puntualmente, las evidencias apuntarían a coimas entregadas por la compañía International Soccer Marketing (ISM), fundada por Zorana Danis, de nacionalidades belga y colombiana, hija de Blagoje Vidinić, futbolista y entrenador de la selección de Colombia a finales de los años 70. La investigación afirma que Leoz designó a la compañía ISM como su agente de marketing para gestionar patrocinios asociados con la Copa Libertadores, a cambio de altas sumas de dinero que habrían circulado entre Suiza, Paraguay y Uruguay, y en compañías en países con beneficios tributarios. Por estos hechos, Nicolás Leoz estuvo desde 2015 en la mira de la justicia estadounidense acusado de lavado de dinero, fraude electrónico y conspiración para extorsión. (Lea aquí: FinCEN Files: lo que los bancos no quieren que se sepa)

Incluso fue pedido en extradición desde Paraguay, pero su estado de salud y las peleas jurídicas para impedir su salida del país impidieron que se materializara. Lo que revela ahora la investigación periodística global FinCEN Files es que María Clemencia Pérez de Leoz, la esposa del zar del fútbol suramericano, también estuvo en la lupa de las autoridades de EE. UU. Los documentos de la unidad de inteligencia financiera del Departamento del Tesoro norteamericano (Fincen), fueron obtenidos por BuzzFeed News, compartidos con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), analizados en Paraguay por el periódico ABC Color, y en Colombia por la alianza El Espectador – CONNECTAS.

Los archivos de FinCEN Files indican que el 21 de julio de 2015, dos meses después de que estallara el Fifagate con la detención de los directivos de la FIFA en Suiza, el Deutsche Bank Trust Company Americas (DBTCA) en EE. UU. emitió un reporte de actividad sospechosa sobre 109 transferencias bancarias de 13 personas mencionadas o relacionadas en el escándalo. El empresario argentino vinculado a la empresa Torneos SA Alejandro Burzac; el británico Costas Takkas, exsecretario de la Federación de Fútbol de las Islas Caimán y extitular de la Concacaf (Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol); el uruguayo Eugenio Figueredo, expresidente de Conmebol, además de presidente del Comité Organizador del Mundial 2014 de Brasil, y el argentino Hugo Jinkis, ejecutivo de Full Play Group.

El único nombre colombiano en el SAR del Deutsche Bank Trust Company Americas fue el de María Clemencia Pérez de Leoz por una transacción de US$83.674 y cuatro cheques pagaderos a su nombre por US$300 mil, enviados entre mayo y agosto de 2013 desde un banco en Paraguay. El dinero pasó por los sistemas financieros de Suiza y EE. UU., a través del banco corresponsal del DBTCA, BSI de Suiza y el Wachovia Bank en Nueva York. “Este tipo de actividad de depósito puede constituir lavado de dinero y/o un intento de estructurar transacciones para ocultar pagos”, advirtió el reporte que especifica que la alerta se emite debido a que la colombiana María Clemencia Pérez era la esposa de Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol entre 1986 y 2013.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos no fue el único que le puso el ojo a María Clemencia Pérez de Leoz. También lo hizo la Fiscalía de Paraguay a través de cuatro informes que quedaron en el aire, porque nada prosperó debido a que en ese país no está penalizado el soborno entre privados. Fuentes del Ministerio Público de Paraguay dieron acceso al diario ABC Color a estos informes oficiales, y también fueron conocidos por la alianza periodística El Espectador y CONNECTAS. La información de inteligencia, elaborada por la Dirección General de Análisis Financiero de Paraguay (Seprelad), concluyó en 2016 que en ese momento el matrimonio Leoz-Pérez tenía activas 28 cuentas de forma individual o conjunta en bancos de ese país.

De manera particular, María Clemencia Pérez sumaba en una de sus cuentas individuales, entre 2006 y 2014, ingresos hasta de US$3′881.569, y en otra de sus cuentas los ingresos alcanzaron los US$2′061.793. En total, equivaldrían hoy a más de $20 mil millones colombianos. Otro estudio de inteligencia financiera dirigido a la Fiscalía de Paraguay, elaborado porque algunos bancos generaron cinco Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS), alertó sobre transacciones dudosas de Leoz y su esposa. “La información suministrada (…) expone indicios y señales de alerta que conducen a posibles tipologías de lavado de dinero que el Ministerio Público, en caso de considerarlo, podría ampliar en la forma que lo establece la legislación”, se lee en el documento.

En uno de los ROS, un banco de Paraguay emitió alertas el 27 de agosto de 2015 sobre una serie de transferencias internacionales recibidas por Nicolás Leoz en su caja de ahorro en dólares americanos, desde cuentas bancarias de la sociedad Canelazo Limited en Estados Unidos, entre agosto y octubre de 2015. Los montos de dichas transacciones suman US$27′366.819 y las fechas indican que se realizaron después de que se conociera el Fifagate y la vinculación de Nicolás Leoz a la investigación gringa. “Según manifestaciones del Banco Continental del Paraguay, los fondos se remitieron a raíz de la cancelación de una cuenta de fideicomiso del señor Nicolás Leoz en el Citibank de Bahamas”, agrega el informe de inteligencia paraguayo obtenido por ABC Color.

Canelazo Limited es una corporación de negocios internacionales incorporada el 4 de julio de 2007 en Nassau, Bahamas, con capital autorizado de US$5.000. El objeto principal de Canelazo, cuyo nombre hace referencia a un caballo que tuvo María Clemencia Pérez y a la típica bebida bogotana para aliviar el frío, era comercializar bienes. En los documentos societarios aparecen registrados como directores Astaire Associates Limited y Antares Associates Limited. Estas dos compañías aparecen relacionadas con otra empresa offshore, Mandio Limited, creada el mismo día y en el mismo lugar que Canelazo, pero disuelta el 6 de marzo de 2014. Mandio es una referencia a la yuca, que en idioma guaraní se traduce como mandioca.

El Espectador, CONNECTAS y ABC Color preguntaron a María Clemencia Pérez por su vinculación con las empresas offshore Canelazo y Mandio, así como sus movimientos en bancos de Paraguay y Estados Unidos. “No he intervenido de ningún modo ni he tenido conocimiento de la actividad que como dirigente de la Conmebol llevó a cabo mi difunto esposo, Nicolás Leoz. Tampoco he sido investigada por la justicia de Colombia, Estados Unidos o Paraguay por algún hecho o acto vinculado y/o relacionado con el caso judicial de público conocimiento denominado Fifagate, o por ningún otro”, respondió la colombiana.

En Colombia, la Fiscalía avanza a paso lento para buscar los coletazos del Fifagate. En 2015, el ente anunció que investigaría a Luis Bedoya, entonces presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), por presunto lavado de activos. El caso quedó en el limbo. Hoy el expediente sigue en indagación, sin formulación de cargos. La Fiscalía ha solicitado información a Suiza, Uruguay y EE. UU., y se sabe que la justicia norteamericana dictará sentencia contra Bedoya en octubre. La colombiana María Clemencia Pérez no es investigada en Colombia.

*Este reportaje hace parte de la investigación global FinCEN Files y fue elaborado por la alianza periodística ABC Color, El Espectador y CONNECTAS

**Lea aquí otros reportajes de FinCEN Files:

En video: ¿De qué se trata #FinCENFiles?

FinCEN Files: lo que los bancos no quieren que se sepa

Alerta roja. Así funciona el sistema antilavado en los bancos

Arte sin rastro: ¿un Botero en Odebrecht?)

Sospechas doradas: las millonarias transacciones de CIJ Gutiérrez

Un huracán de dinero de Alex Saab se formó sobre Antigua

Transacciones de J. J. Rendón levantaron alerta en EE.UU.

Comparte en redes: