JAMESMANÍA en registradurías

En 31 días que duró el Mundial de Fútbol de Brasil, 321 niños fueron registrados con el nombre de James. También aparecen Faryd, Jackson, Juan Guillermo y la mayoría de futbolistas de la selección Colombia.

La fiebre amarilla, como se le denominó al boom que se tomó al país por la brillante actuación de la Selección Colombia de fútbol durante el Mundial de Brasil 2014, invadió hasta las pilas bautismales de las iglesias en el país. Hoy, en el seno de muchas familias crece una inusitada generación de James, Teófilos, Faryds, Jacksons, Éderes y los otros 18 integrantes del combinado nacional.

Desde el comienzo de la máxima fiesta orbital el pasado 12 de junio, hasta el final del campeonato, el 13 de julio, fueron registrados 26.618 nacimientos en gran parte de los 1.044 municipios del país. Registradores y sacerdotes no salieron de su asombro por la emoción y decisión de los padres de familia a la hora de bautizar a sus hijos con los nombres de los futbolistas de la tricolor.

La lista no podía dejar de encabezarla el crack colombiano, goleador del Mundial y reciente contratación del Real Madrid, James David Rodríguez Rubio. En más de 10 departamentos del país, durante los 31 días que duró el mundial fueron registrados 321 niños con el nombre del volante nacional.

Una emoción que desbordó los registros civiles de nacimiento. Con el nombre compuesto de James David fueron registrados 110 menores. Pero las combinaciones del nombre dan para todo. Los padres mas aficionados bautizaron a siete niños como James Neymar, vinculando al ídolo del Brasil. Otros utilizaron combinación local con James Radamel o James Faryd. También están los padres fanáticos del Atlético Nacional que bautizaron a su hijo Sherman James. Otros, igualmente ingeniosos, fieles seguidores del técnico de Colombia José Pekerman, llamaron a sus hijos James José. En Boyacá nació James Ubaldino y en el Chocó ya se registró a James Hermilson, quien nació al día siguiente de la eliminación de Colombia ante Brasil en Fortaleza.

Otra de las figuras del combinado patrio también tuvo su homenaje. La familia Peña Cuadrado evidenció su fervor por la selección y el primero de julio pasado registró a su hijo con el nombre de Juan Guillermo Peña Cuadrado. Parece que las gambetas del volante colombiano, así como su cabello y su estilo al bailar el Ras tas tas fueron los argumentos para emular su nombre en este caso, igual que con otros seis menores.

La dupla de goles de Jackson Martínez frente a Japón recibió otro premio. En los departamentos de Chocó, Antioquia y hasta en La Guajira ya tiene sus homónimos. El delantero del Oporto del Portugal tiene tocayos con segundo nombre como Arbey, Samir, Yeraldo, Estiven, Estiben, Alejandro, Daniel y David. Por esos días del Mundial también nació y ya fue registrado Jackson Martínez Olivero.

El jugador de mayor edad en la historia de los mundiales, el portero Faryd Camilo Mondragón, ya quedó en la historia no sólo por esta hazaña, sino por los niños que seguramente podrán seguir su obra futbolística, al menos por ahora en los registros oficiales. En varias registradurías ya son nacionales colombianos Farid Camilo Claros o Buitrago. También aparecen Farid Santiago Cuarán o Guerrero. Como segundo nombre fue registrado Johan Faryd Palechor Jiménez.

En el caso del letal delantero de la selección y el River Plate de Argentina Teófilo Gutiérrez, si se analizan los registros y se recuerdan sus constantes polémicas, los padres de familia en Colombia no lo tienen precisamente como un referente. Pese a su titularidad en el equipo patrio y a que anotó en el debut frente a la selección de Grecia, de los 26.618 menores registrados y analizados por El Espectador, durante el Mundial sólo un niño fue registrado con su nombre. Se trata de Teófilo David Iguarán Rincón, un menor con los apellidos de dos símbolos del fútbol patrio, el delantero Arnoldo Iguarán y el volante Freddy Eusebio Rincón. Paradójicamente otra de las figuras del equipo, el veterano Mario Alberto Yepes, no aparece en el voluminoso listado de registros de homónimos.

En los datos oficiales de nacimiento aparecen miles de nombres entre David, Juan Camilo, Cristian, Santiago, Juan Fernando, Alexánder, Fredy, Éder, Gustavo, Víctor, Adrián, Pablo o Carlos y no resulta descabellado, desafiando la estadística pura, inferir que en varios casos algo tuvo que ver el quinto puesto que obtuvo la selección en la pasada fiesta orbital de Brasil

La cultura colombiana es particular. El 22 de enero de 2013, cuando nació Milan, el hijo de Shakira y el futbolista Gerard Piqué, también hubo epidemia de homónimos. Dos semanas después del nacimiento se registraron 39 niños en 28 municipios con el nombre del pequeño. Es época de cosecha de triunfos deportivos en el país Caterine, Nairo, Rigoberto, Mariana y hasta Orlando, nombre en furor en los años ochenta, seguramente ya tienen cientos de tocayos. Arduo trabajo para registradores y sacerdotes en el país. 

[email protected]

@norbeyquevedo