Líos disciplinarios de exdirector de UNP

Los expedientes que enredan a Andrés Villamizar

Tras su paso por la entidad dedicada a proteger a personas en riesgo, el economista Andrés Villamizar Pachón afronta un pliego de cargos, cuatro investigaciones disciplinarias y tres indagaciones en la Procuraduría. Exfuncionario se defiende.

El economista Andrés Villamizar Pachón sostiene que luego de ser director de la UNP ha respondido por 40 investigaciones que han sido archivadas. / Archivo

El 8 de noviembre de 2011 se posesionó el economista Andrés Villamizar Pachón como el primer director de la Unidad Nacional de Protección (UNP). En este cargo permaneció un poco más de tres años, de donde salió por decisión del presidente Juan Manuel Santos. Actualmente es el escudero del alcalde Enrique Peñalosa en la Fundación Azul Bogotá. Sin embargo, su pasado por la UNP ha revivido en los últimos meses por múltiples cuestionamientos de la Procuraduría, que en ocho procesos diferentes mira con lupa sus actuaciones al punto que tiene activos ocho procesos disciplinarios.

“Es absolutamente normal enfrentar investigaciones. Revise cuántas tiene abiertas cualquier exfuncionario con similar nivel de responsabilidad”, responde Villamizar. Lo cierto es que los procesos avanzan. Por ejemplo, el Ministerio Público lo tiene en la mira por la firma de un contrato por $165.031 millones, que se adicionó en $100.849 millones. La Procuraduría investiga por qué se habría limitado la participación de los proponentes y la posterior cesión que hizo Villamizar del contrato que estaba en cabeza de la Unión Temporal Sevicol Superior.

El exfuncionario argumenta que durante su paso por la entidad administró cerca de $1 billón y un equipo de más de 4.000 personas, y por eso recalca que es absolutamente normal enfrentar investigaciones.

Un expediente adicional, conocido por El Espectador, busca determinar por qué desde el 22 al 24 de abril de 2014 Villamizar no fue a trabajar. En un tercer caso, que derivó en formulación de pliego de cargos, por una denuncia de Diego Mora, actual director de la UNP, Villamizar habría omitido gestiones en la adquisición de esquemas de seguridad sin contratos y sin respaldo presupuestal por más de $50.000 millones con siete empresas del sector.

Otras situaciones contractuales, reportadas al Ministerio Público por la Contraloría Delegada para el sector defensa y la Secretaría de Transparencia de la Presidencia, pretenden establecer si es cierto o no que el exfuncionario pudo incidir en la adjudicación de una millonaria licitación y por qué habría utilizado irregularmente la figura de urgencia manifiesta para celebrar significativas contrataciones mediante el mecanismo de selección abreviada.

En dos expedientes más examinados por este diario se indaga el supuesto reconocimiento y pagos de siniestros que tenían amparo legal y los posibles incumplimientos a la protección de datos y los lineamientos establecidos en la Ley de Transparencia.

Según Villamizar, ha enfrentado más de 40 investigaciones en su contra y han sido archivadas, por eso afirma que seguirá respondiendo y aclarando todo lo que sea necesario. En contraste , El Espectador conoció que la Procuraduría se apresta a tomar nuevas decisiones contra el polémico exfuncionario.

Dos hechos que causaron ampolla en la UNP

El 18 de septiembre de 2014, el periodista Gustavo Rugeles documentó en una investigación las diferencias entre Andrés Villamizar y el secretario general de la UNP, Julián Marulanda. En concreto, se evidenció que en la adjudicación directa de un contrato por $140.000 millones a la firma Vise Ltda. para garantizar los esquemas de seguridad, Marulanda fue apartado del proceso en medio de un supuesto soborno, por el que fue capturado Luis Eduardo Molino, hombre de confianza de Marulanda, cuando recibía $10 millones. Pero según el abogado Iván Cancino, se trataba de un montaje para inculpar al mismo Marulanda, quien se fue del país, hoy vive en Miami y sabe muchas cosas.

Según la investigación, Vise buscó la renovación del contrato, pero aparecieron reparos a sus servicios. Paradójicamente, uno de los evaluadores de este proceso, Germán Escobar, amigo de Villamizar, apareció muerto de un disparo en su apartamento. La UNP informó oficialmente que fue un suicidio por un problema afectivo.

 

* Nota del editor: Después de publicada esta nota, el señor Diego Fernando Mora se comunicó con El Espectador y envió, a través de su jefa de prensa, Susana Carvajal Contreras, una comunicación en la que señala que: "el doctor Diego Fernando Mora no denunció al doctor Villamizar, como lo dice el artículo, sino objetó el informe de entrega de la UNP porque no reflejaba la realidad financiera de la misma".