Paso a paso de la toma del Palacio de Justicia

En total, el documento conocido por El Espectador da cuenta de nueve actas y una constancia de las reuniones celebradas dentro de la Casa de Nariño después de la Toma del Palacio de Justicia. Este diario resume en esta nota los detalles de las decisiones y declaraciones del gobierno hace 30 años.

Archivo - El Espectador
6 de noviembre de 1985
 
Constancia:
 
Las Primeras noticias: El Presidente había dispuesto recibir las credenciales de los nuevos embajadores de México, Uruguay y Argelia la mañana del 6 de noviembre de 1985, en la sala de protocolo de la Casa de Nariño. Aproximadamente a las 11:45 llegó Jaime Acevedo, director general de protocolo del ministerio de relaciones exteriores y les informó al presidente y al Canciller que el Palacio de Justicia había sido asaltado unos minutos antes pero que hasta el momento, eran confusas las informaciones.
 
Instrucciones presidenciales: El presidente impartió órdenes de inmediato.  El secretario general, Víctor G. Ricardo, se comunicó con el presidente del Consejo de Estado, Carlos Betancur Jaramillo, y después con el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alfonso Reyes Echandía. Ambos estaban en sus despachos. Betancur manifestó estar oyendo disparos. Reyes estaba con otras personas, escuchando explosiones y calificó como de la mayor gravedad lo que estaba ocurriendo.
 
Comunicación con los ministros: El ministro de Defensa, general Miguel Vega Uribe, confirmó el asalto del Palacio. Agregó que guerrilleros eran los autores de la toma y que ya se había enviado una tropa para repelerlos.
 
Informes de Ministerio de Justicia y el Das: La ceremonia de las credenciales en la Casa de Nariño continuó y a las 12:10 se presentaron las credenciales de Uruguay. El ministro de Justicia no pudo comunicarse con el presidente de la Corte pero si con el del Consejo de Estado. El jefe del departamento administrativo de seguridad, coronel Miguel Maza Márquez, informó a eso de las 12:30 que los asaltantes del Palacio pertenecían al denominado Movimiento 19 de abril (M-19).
 
Llegan los ministros: A las 12:35 entró al Salón Protocolar la ministra de Comunicaciones, Noemí San, quien minutos antes había enviado un telegrama a todas las emisoras: “El gobierno nacional agradece a los medios de comunicación la colaboración que presten ante los hechos conocidos por la opinión y solicita abstenerse de transmitir por radio o televisión informaciones sobre los operativos militares en directo o a través de entrevistas o comunicados, puesto que ello dificulta cualquier operación pendiente a salvaguardar la vida de las personas que ocupan el palacio de justicia y las zonas aledaña”. El Presidente insiste  en la urgencia de establecer una comunicación constante con la Corte y el Consejo de Estado y se comunica con  el director del DAS para conocer en detalle los acontecimientos.
 
Manifiesto del m-19: Hacia la 1:15 pm, la ministra de comunicaciones y el director de Inravisión, Fernando Barrero Cháves, convienen no autorizar ningún cambio en la programación pues el público estaba suficientemente enterado por la radio.
El director del Noticiero “24 Horas”, Mauricio Gómez, recibió un cassete que escuchó y le divulgó al Presidente y ministros. Procedida por el himno del M-19, la grabación contenía una explicación de la llamada “Operación Nariño”, que los guerrilleros habían empezado a ejecutar, y presentaban como exigencias principales, la divulgación masiva de sus pretensiones y la realización de un “juicio memorable” al gobierno.
 
Deliberaciones: Desde la Casa Privada el Presidente se comunicó con los ex presidentes Alberto Lleras Camargo, Carlos Lleras Restrepo, Misael Pastrana Borrero, César Turbay Ayala y con los candidatos a la Presidencia Virgilio Barco, Álvaro Gómez Hurtado y Luis Carlos Galán. Junto a su esposa, Rosa Helena y los ministros, se deliberó sobre el contenido del manifiesto y consideraron que el Gobierno no podía acceder a ninguna de las solicitudes formuladas. El solo intento de realizarlas comprometería seriamente la independencia y el funcionamiento regular de los poderes públicos. 
 
Orientación de los medios electrónicos: La ministra de comunicaciones habló por teléfono y télex con los responsables de las cadenas y emisoras radiales y de los noticieros de televisión, y les informó sobre las prohibiciones legales de transmitir noticias relacionadas con los operativos militares. También les notificó que no podían divulgar los comunicados de los subversivos, como lo habían pedido en su manifiesto, ni tampoco comunicar al público las entrevistas desde el interior del Palacio de Justicia.
 
Política de paz: El presidente solicita la presencia en la Casa de Nariño del ministro de Defensa, quien se encontraba supervisando la operación militar desde su despacho; igualmente la de los generales Víctor Delgado Mallarino, director general de la Policía, y Manuel Guerrero Paz, jefe del Estado Mayor Conjunto.
 
Solicitud de cese al fuego: a las 4:00 el Presidente se reúne en su despacho con los ministros y militares.
Álvaro Villegas Moreno, presidente del Senado, había trasmitido a Betancur la vehemente solicitud de cese al fuego que formulaba Alfonso Reyes. El Presidente pidió que, sin ceder en la decisión de no negociar, se ofreciera a los terroristas el respeto a sus vidas e integridad personal y el adelantamiento de un juicio imparcial.
 
Los ministros de Justicia, Educación y Comunicaciones solicitaron que, mientras se llevaba a cabo la comunicación con el comandante de los guerrilleros, Andrés Almarales, se suspendiera el operativo que la Policía había anunciado para tomarse el cuarto piso del Palacio, en vista del riesgo que dicha estrategia presentaba para los magistrados que supuestamente se encontraban en ese lugar.
 
La ministra de Educación, Doris Eder de Zambrano, expresa que sería procedente adelantar un diálogo para evitar en lo posible el derramamiento de sangre y el sacrificio de vidas colombianas, entre  ellas las de los  magistrados.
 
El Presidente y los ministros decidieron que el cese al fuego solo se podría convenir si con él se conseguía la libertad de los rehenes y la recuperación del Palacio.
 
Hacia las 5:00 pm, se estableció comunicación con el presidente de la Corte en el teléfono 2415015, situado en la oficina del magistrado Pedro Elías Serrano. Reyes solicitó el alto al fuego. Informó que con él se encontraban varios guerrilleros que le apuntaban con ametralladoras. “Nos van a matar” dijo. Con vehemencia pidió la suspensión del operativo militar. Ese teléfono nunca lo volvió a contestar nadie. Se llamó sistemáticamente a cada uno de los teléfonos de la Corte que figuraban en el directorio, sin obtener respuesta. Quedó la impresión de que había sido cortada toda comunicación con el Palacio.
 
A las 6:00 llega la noticia de que la Policía había forzado la puerta de la azotea del Palacio gracias a una operación en helicóptero. El ministro de Justicia manifestó que él y otros ministros habían considerado conveniente que no se prosiguieran las operaciones en el cuarto piso mientras no se agotara la posibilidad de establecer contacto con el comandante Almarales.
 
A las 7:00 llegan a la Casa de Nariño los ministros de Desarrollo, Minas, Agricultura y Obras.
A las 7:30 el Presidente  y el ministro de Justicia lograron hablar con el presidente del Consejo de Estado quien les dijo que estaba tendido en el suelo de su despacho pues había un peligro inminente de ser alcanzado por las balas si se levantaba del piso.
 
A las 8:00 el Presidente logra comunicarse con el consejero de Estado, Julio César Uribe, quien también se encontraba tendido en el piso. Sus palabras fueron valerosas y reconfortantes en la misión de la defensa de las instituciones.
 
El Presidente, después de informar a los expresidentes y aspirantes a la jefatura de Estado sobre los hechos y medidas adoptas, confirmó que lo decidido por el gobierno era lo más conveniente para el país, su estado de derecho y su sistema democrático.
Respecto a la decisión más importante, la que tenía que ver con la suspensión del operativo militar, Betancur manifestó que desde ahora, “sin esperar el juicio definitivo de la historia”, asumía la responsabilidad a que hubiere lugar.
 
El ministro de Gobierno dijo que, a pesar de lo que hubiese podido ocurrir y lo que aún llegase a suceder, seguía creyendo en las decisiones tomadas por el Gobierno. A esta posición se le unió el ministro de Defensa.
 
A la 1:30 se dio por terminada la reunión.
 
 
Acta No. 176 Sesión extraordinaria - 7 de noviembre a las 9:00 am
El presidente Betancur insiste en que el gobierno está obrando como debería hacerlo, que el Ejército y la Policía no han cometido ningún error, y que se ha actuado con gran coordinación.
El ministro de Defensa presenta un informe detallado sobre la situación en el Palacio de Justicia, resaltando que en todo momento se buscó evitar la muerte de los rehenes.
El ministro de Agricultura propone hablar con la Cruz Roja para que sean ellos quienes pidan la suspensión del fuego y poder entrar a socorrer a los heridos.
El ministro de Defensa explica que la operación de toma debe realizarse sin apresurarse por la gran cantidad de civiles en el Palacio.
 
El presidente Betancur pide que se busque establecer el contacto a través de la Cruz Roja. Con esta orden, se suspende la reunión.
A la 1:00 de la tarde el Consejo se vuelve a reunir e inician el encuentro con la lectura del comunicado de prensa que será emitido a las 8:00 pm.
 
El ministro de Defensa informa sobre el desarrollo de las operaciones e indica que no hay mayor evolución pues, mediante el uso de cargas dirigidas de explosivos, se estaba buscando abrir acceso al lugar donde estaban los guerrilleros sin poner en peligro la vida de los rehenes.
El ministro de Relaciones Exteriores resalta la unión de los miembros del Consejo de Ministros y su total solidaridad con las decisiones del Presiente.
 
El Consejo escucha en total silencio el desenlace de la tragedia por la radio.
El ministro de Justicia, Enrique Parejo González,  retoma la palabra y manifiesta que se ha pagado un alto costo. “Sospechamos que han muerto por lo menos ocho magistrados y el país, pero sobre todo la justicia, difícilmente se recuperarán de este golpe”. Agrega que se debe investigar por qué se retiró la seguridad del Palacio y comenta que tiene “la sensación de que el Consejo de Ministros no fue suficientemente informado sobre el desarrollo de los operativos militares”.
 
La ministra de comunicaciones, Noemí Sanín, expresa su orgullo al haber “acompañado al Presidente de la República en este proceso” y señala que no deben existir dudas “respecto de las decisiones que se tomaron”.
 
El Secretario Económico de la Presidencia, Diego Pizano Salazar, comenta que la estrategia utilizada fue la más adecuada y que el resultado no es el más desfavorable. Añade que “se perdieron las vidas de los magistrados, también la de muchos soldados y funcionarios, pero se salvó la tradición jurídica del país”.
 
El ministro de Trabajo manifiesta que el sacrificio no será inútil pues el Ejército y la Policía han demostrado una vez más su lealtad a las instituciones.
 
El ministro de Defensa asegura que se siente orgulloso por el valor de sus hombres, de la operación que se realizó y de su éxito.
 
El ministro de Justicia retoma la palabra y retracta su petición de realizar una investigación y pide que el ministro de Defensa presente un informe detallado sobre por qué se retiró la vigilancia del Palacio.
 
El ministro de Hacienda expresa que coincide con lo señalado por los demás ministros y agrega que “se dio una gran lección, se hizo lo que se debía hacer, pese al dolo que nos embarga, no debemos pedir perdón”.
 
El presidente Betancur asume toda la responsabilidad de la actuación del gobierno y añade que “es difícil reconocer los errores. A veces es necesario poner los ojos muy arriba, como el poema de Carranza “oigo voces desde las alturas”.
 
La Cruz Roja le envía un mensaje al Consejo para que sepan que la actitud de las Fuerzas Armadas fue prudente y atinada en todo momento.
 
La reunión finaliza a las 6:30 de la tarde.
 
 
Acta No. 177 Sesión extraordinaria - 8 de noviembre de 1985 a las 12:00
 
El presidente Belisario Betancur anuncia que los oficios religiosos y las exequias estarán a cargo del gobierno nacional. Además, indica que el país debe seguir su marcha e iniciar un juicio de responsabilidades para el cual está tranquilo pues sabe que obró como se debía.
 
El ministro de gobierno, Jaime Castro, recomienda que se implemente algún mecanismo que permita recoger judicialmente las versiones de los acontecimientos que se están dando por los medios de comunicación. Se recomienda que Inravisión y en el ministerio de Comunicaciones recoja los audios originales, no editados, de las entrevistas.
 
El Secretario General informa que la Alcaldía recibió una solicitud para organizar una serie de movilizaciones de repudio al terrorismo en la ciudad. El jefe de Estado indica que en lo posible se deben evitar ese tipo de actos, y que se debe incitar a quienes deseen expresar su solidaridad a hacerlo por escrito.
 
El Presidente Betancur da instrucciones para que se precisen todos los detalles relacionados con  el funcionamiento de la Corte y del Consejo de Estado en la Hemeroteca y en la Casa de la Moneda. De la misma forma, indica que se debe iniciar la reparación y limpieza del Palacio de Justicia, trabajo que se debe coordinar desde la Alcaldía de Bogotá y el ministerio de Obras Públicas.
Antes de finalizar la reunión, Belisario Betancur solicita que se recojan los testimonios sobre las muertes de los magistrados.
 
Acta 178 Sesión extraordinaria - 9 de noviembre a las 9:00 am
 
La reunión comienza con comentarios sobre los funerales de los magistrados y el presidente Belisario Betancur toma la palabra para hablar sobre la conversación que sostuvo con el ex presidente César Turbay Ayala y la reunión que planean los ex presidentes.
 
El ministro de Justicia, Enrique Parejo González, relata sus conversaciones con los magistrados de la Corte quienes hicieron referencia a la necesidad de hacer una investigación de muy alto nivel, y de la relación del narcotráfico con la guerrilla involucrada en la toma.
 
El ministro de Hacienda, Hugo Palacios Mejía, manifiesta que debe haber claridad en la investigación según la ley, pues se cometieron una serie de delitos. Este proceso tiene que estar en manos de un juez o grupo de jueces de muy alto nivel.
 
El ministro de Gobierno se refiere a la inhumación de los cadáveres de los guerrilleros, explica que se deben evitar los entierros con manifestación y que lo ideal sería inhumarlos en la fosa común, previa al cumplimiento de todos los requisitos que ordena la ley.
 
La reunión finaliza a las 11:00 am.
 
Acta 179 Sesión extraordinaria - 10 de noviembre a las 9:00 am
 
Belisario Betancur da instrucciones para que se confirme con la Corte la composición de la comisión de investigación. Indica que debe quedar muy claro que el gobierno no teme una investigación y que “El presidente está totalmente sereno y seguro de que se hizo lo que se debía hacer. Que ha llegado a pensar que se hizo aún más de lo que se debía hacer. El jefe de estado expresa a sus ministros que se debe tener la conciencia tranquila, cómo él la tiene”
 
El Presidente convoca a una nueva reunión para el lunes 11 de noviembre a las 8:00 de la mañana, e invita a los miembros del Consejo a que le acompañen a las honras fúnebres que se llevarán a cabo en la Catedral.
 
 
Acta 179 Sesión extraordinaria - 11 de noviembre a las 7:00 am
 
El presidente Belisario Betancur comienza la reunión con un recuento de las reacciones que se han conocido desde la Toma.
 El ministro de Justicia explica su conversación con el senador Luis Carlos Galán en la que hablaron sobre los detalles de los hechos, los esfuerzos sin éxito de hablar con el líder guerrillero Andrés Almarales.  Betancur solicita al ministro de Justicia que le explique al senador que sí se sostuvieron contactos con el presidente de la Comisión de Paz y que se definieron unas fórmulas que se pusieron en práctica.
 
El ministro de Justicia propone que para la rueda de prensa que se estaba planeando, tuvieran claridad sobre dos puntos: la supresión de la vigilancia en el Palacio, y la no suspensión del operativo militar mientras se buscaba el diálogo.
 
El Presidente manifiesta que es normal que existan vacíos, pero insiste en que la unidad del gobierno debe ser absoluta, “no por el bien de este sino por el de la patria”.
El ministro de Defensa comenta que todas las preguntas se podrán aclarar con el informe que se está preparando. El Presidente expresa que se debe acelerar el documento.
 
Belisario Betancur se refiere a las resoluciones de extradición que estaban pendientes y aclara que, aunque el ánimo del gobierno no es el ‘revanchismo’, es necesario proceder a expedir las resoluciones.
El ministro de Gobierno comenta que es indispensable mirar hacia adelante y que se debe plantear un plan de acción para fortalecer el país y sus instituciones.
 
A las 12:00 pm el presidente levanta la sesión.
 
 
Acta 181 Sesión extraordinaria - 12 de noviembre a las 7:00 am
 
Belisario Betancur manifiesta que ha estado reflexionando sobre el camino a seguir e indica que se debe organizar la Comisión de Instrucción Criminal que investigará los hechos. Expresa además que se debe buscar un consenso nacional y que el trabajo del gobierno debe lograr nuevos acuerdos sobre el proceso de paz e impulsar reformas sociales, rápidas y eficaces.
 
La ministra de Comunicaciones dice que no se puede suponer que siga la vida normal pues el país está ante una gran urgencia. Manifiesta que la iniciativa la debe tomar el gobierno para ser el orientador de este momento histórico.
 
El ministro de Defensa presenta un informe preliminar sobre los antecedentes y los hechos en la ocupación del Palacio de Justicia. Después de la lectura del documento, el presidente Betancur manifiesta que se debe seguir recopilando información pues el debate apenas comienza.
 
El presidente levanta la sesión a las 11:00 am.
 
 
Acta 186 Sesión extraordinaria - 24 de noviembre a las 9:15 am
 
Belisario Betancur indica que se debe preparar un informe completo con todo lo relacionado con la tragedia del Nevado del Ruiz, y otro relacionado con el caso del Palacio de Justicia.
La sesión se levanta a las 4:30 de la tarde.
 
Acta 190 - 23 de diciembre a las 4:00 pm
El Consejo de Ministros resuelve expedir el decreto por el cual se dictan medidas de emergencia para declarar la muerte de quienes desaparecieron como consecuencia de la actividad volcánica del Nevado del Ruíz, y como consecuencia de la Toma del Palacio de Justicia.
A las 5:30 pm se levanta la sesión.
 
 
Acta 199 -28 de enero a las 7:00 am
Los ministros expresan que en razón a que la prensa ha publicado el acta de la reunión del Consejo de ministros del 7 de noviembre de 1985, es necesario dejar constancia escrita de los planteamientos que los miembros del gabinete hicieron en la reunión del presidente Belisario Betancur con los ministros en la noche del 6 de noviembre.
 
La sesión se levanta a las 8:15 am.