Sancionan más de cinco mil jurados de votación

La mayoría, estudiantes universitarios, no prestaron el servicio el día de las elecciones para presidente y vicepresidente.

 Desde mediados de la semana pasada, a cerca de 5.300 personas, les llegó una citación de la Registraduría Nacional del Estado Civil. En dicha comunicación el organismo electoral les informó que habían sido sancionados por no acudir para ser jurados en las elecciones de primera y segunda vuelta efectuadas el pasado 25 de mayo y 15 de junio de 2014 y que eligieron presidente y vicepresidente de la República. Por eso, en los últimos días a la Registraduría han acudido los jurados, en su mayoría estudiantes para notificarse de la sanción y para reclamar por la medida, entre otras causas, al considerar que no fueron debidamente informados de esa obligación legal.

Mediante las resoluciones 0147 y 0148 de 2016, la Registraduría sancionó a cada jurado con una multa de un salario mínimo legal mensual vigente para el año 2014 equivalente a $616.000. Según la entidad, sin justa causa, los seleccionados no se presentaron a ejercer sus funciones como jurados de votación o las abandonaron en los referidos comicios que tuvieron como resultado la reelección del Presidente Juan Manuel Santos.

La primera resolución hace referencia, a la cita electoral del 25 de mayo de 2014. Según el acto administrativo, desde el 21 de abril de 2014 se realizó un sorteo del que resultaron elegidos 5.973 jurados. Ese mismo día, la Registraduría expidió una resolución que se fijó en las instalaciones de la Alcaldía Mayor de Bogotá, cuatro días después y permaneció allí hasta el 16 de junio.

De manera simultánea, la entidad señala que se enviaron formatos de citación personal a los ciudadanos designados a través de los jefes de personal, establecimientos educativos y coordinadores de los partidos y movimientos políticos. También se publicó un link en la página web de la Registraduría con el propósito de que los ciudadanos pudieran consultar si fueron nombrados jurados de votación para esos comicios.

Según las normas electorales el cargo de jurado de votación es de forzosa aceptación y la notificación de esos nombramientos se entenderá surtida por la sola publicación o fijación en lugar público de la lista respectiva que hará el Registrador del Estado Civil o su delegado 10 días calendario previo a la votación. De igual manera, indicó la entidad que según el control efectuado por la Corte Constitucional mediante sentencia 6620 del 30 de julio de 2004, ratificó que en razón a la cantidad de destinatarios de los actos de notificación, es razonable hacerlo mediante fijación o publicación de listas.

Así las cosas, amparado en la Ley 63 de 1994 que señala que: “las personas que sin justa causa no concurran a desempeñar las funciones de jurado de votación o las abandonen, serán sancionadas con la destitución del cargo que desempeñan, si son servidores públicos. Si no lo son, a la multa prevista en el inciso anterior”. Para precisar este último aspecto, la Registraduría expidió la resolución 11720 de noviembre de 2011 que fijó como sanción a particulares que no concurran a su labor o la abandonen una multa de un salario mínimo legal mensual vigente.

Por eso, la Registraduría revisó las actas de instalación y registro de votantes E-11 correspondientes a las elecciones presidenciales de primera y segunda vuelta y de esta manera comprobó la falla de los jurados y los sancionó. Según resoluciones expedidas el pasado 7 de marzo por los registradores María Barrero y Jaime Suarez se multó a un grupo de 5.973 jurados que incumplieron en la primera vuelta y un segundo, para la vuelta final de 5.769 jurados. 

En consecuencia, desde la semana pasada y al recibir la notificación, los sancionados, en su mayoría estudiantes de reconocidas universidades, expresaron su sorpresa e inconformidad con la medida y evidenciaron su disgusto a través de redes sociales. Algunos de los jurados sancionados señalaron a El Espectador que no hubo una debida notificación por parte de la Registraduría, que la página web del organismo electoral tiene muchas fallas y que por ejemplo, al utilizar en el motor de búsqueda “jurado de votación elecciones Colombia 2014” el sistema conducía a elecciones regionales.

Como le sucedió a muchos estudiantes otra de ellas señaló:” realmente a mi siempre me apareció que yo no había sido citada para ser jurado de votación. Me sorprendió esto porque yo soy muy juiciosa y revisé varias veces y siempre decía que no. La mayoría de los citados a notificarse son estudiantes universitarios, muy pocos mayores de 25 años. En Bogotá las más de 11.000 personas sancionadas, en una decisión sin antecedentes refleja un numero de multados alto, por eso los estudiantes consideran que pudo haber un error “de los que estábamos el viernes notificándonos, todos éramos universitarios y creo que la gran mayoría lo es porque la Registraduría dice que las universidades prestan las bases de datos para elegir los jurados de allí” señala otro estudiante.

La sanción equivale a un salario mínimo pero lo que mas incomoda a los estudiantes, es que en la mayoría de los casos, por tratarse de dos jornadas electorales la multa llega al $1.232.000. Y por mas que muchos estudiantes tienen una condición socioeconómica acomodada, la cifra es significativa, si se pagan todas las multas de los bolsillos de los estudiantes y demás jurados debe salir la cuantiosa cifra de $7.107.408.000.

A través de las redes sociales la inconformidad con la decisión se sigue haciendo evidente. El estudiante Jhon Portilla señala que en una lista aparecía como jurado y en otra no. Mauricio Baquero afirma que aun cuando su nombre no apareció en la lista de la página web, al notificarse de la sanción fue informado por parte del ente electoral que el protocolo a seguir es verificar las listas que aparecen en la Plaza de Bolívar independiente de que no aparezca como jurado. La estudiante Catalina Zabala mostró su sorpresa y señaló: “ yo soy muy paranoica con el tema porque a mi mamá le ha tocado muchas veces y siempre reviso. Estoy segura de que decía que no aparecía en el sistema o que estaba en turno. Un amigo me dijo que toca estar mirando cada minuto porque a el lo pusieron un día antes, lo cual me parece el colmo pues uno no siempre tiene acceso a internet”.

La estudiante de diseño de la Universidad de Los Andes, María Daniela Palomá, indicó que: “ cuando me llegó la citación el miércoles pasado me sentí mal y estaba dispuesta a pagar la multa, después el fin de semana conocí el caso de cuatro amigos cercanos también estudiantes de la universidad a los cuales también les llegó la citación, y de igual forma consultaron en la pagina de la Registraduría pero parecía como si no fueran jurados”.

De esta misma situación dan cuenta la estudiante Laura Matuk, quien indica que la ultima visita que hizo a la página de la Registraduría fue un día antes de las votaciones, para ese momento el mensaje que aparecía era que debía dirigirme al puesto de Guaymaral para ejercer mi derecho al voto, pero no que fuera jurado. Incluso verifique a otros miembros de mi familia y encontré que mi madre si estaba elegida como jurado, pero no yo y ahora dos años después se me notifica que me sancionan por incumplir con el deber. Por su parte, María Emilia Uribe, otra de las estudiantes sancionadas, señala que nunca incumpliría su obligación de jurado pero le parece inaceptable y sospechoso que dos años después de estar pendiente para ser jurado, reciba una carta sancionándola.

La inconformidad crece entre los afectados por la medida, no suena lógico que tantos jurados omitan su obligación legal. Por eso, no es descartable que se hubiesen podido presentar fallas en el sistema de la Registraduría. No obstante, a los registradores distritales María Barrero y Jaime Suarez no les tembló la mano para sancionar a mas de cinco mil jurados.

Temas relacionados