2015 fue el año en que menos se mataron los colombianos en la última década

En el lanzamiento del más reciente informe de Medicina Legal sobre el número de muertes que se registraron en el país, el director explicó además que la violencia intrafamiliar aumentó el año pasado.

Uno de los ejercicios más juiciosos para estudiar la muerte en Colombia lo hace todos los años el Instituto de Medicina Legal. El resultado de ese trabajo se publica anualmente en el informe Forensis y hoy se conocen las primeras cifras de lo que pasó con este fenómeno durante el año pasado. En el lanzamiento de la más reciente entrega del informe, en cabeza del director del Instituto, Carlos Valdés, se evidenció que las cifras de homicidios en Colombia son las más bajas en los últimos 15 años. En este aspecto, los más afectados siguen siendo los hombres, con 10.608 casos, mientras que solo se registraron 970 muertes de este tipo en mujeres.

El año pasado, explicó Valdés, Medicina Legal atendió 24.681 necropsias medicolegales y los departamentos en donde más se presentaron estos casos fueron: Valle del Cauca, Arauca, Quindío, Meta y Casanare. “Si se hace una comparación de la situación de las diversas modalidades del estudio de estas muerte, se puede discriminar sus causas así: homicidio, en primer lugar, seguido por los  accidentes de tránsito, después muertes accidentales, y por último el suicidio”, señaló Carlos Valdés, advirtiendo que las dos últimas modalidades de muerte están aumentando.

Otro de los factores que resaltó el director de Medicina Legal es que desde hace un tiempo se ha hecho un paralelo entre el número de muertes y el tiempo de ocio que tienen los colombianos. De acuerdo con los hallazgos del nuevo informe Forensis, es en este tiempo libre en donde se han registrado más homicidios en el país. “El tiempo de ocio es un factor de riesgo para la vida de los colombianos. También por eso los días que más se registran este tipo de muertes son los sábados y los domingos”, añadió Valdés.

La violencia intrafamiliar, por otra parte, fue otro de los fenómenos que aumentó el año pasado. En total, se registraron 26.980 casos, de los cuales 16.334 fueron en contra de mujeres y 10.646 a hombres. En este aspecto, Carlos Valdés agregó que sigue siendo preocupante el hecho de que los niños sigan siendo los más afectados por este tipo de violencia. “El  mayor agresor de los niños son sus padres y la agresión es más frecuente en tiempos de ocio. Para salvar a los niños tenemos que quitárselos a sus padres”, concluyó Valdés.