23 heridos en retoma de la Policía en Toribío, Cauca

Unidades de élite, de la policía antimotines, expulsaron a los indígenas del cerro Berlín.

Según autoridades indígenas del Cauca, la retoma de la Policía al cerro Berlín, municipio de Toribío, deja hasta el momento 23 heridos. Según la denuncia, hay tres de los aborígenes presentan heridas por esquirlas y uno por arma de fuego.

El coronel Ricardo Alarcón, comandante de la Policía Nacional en el Cauca, dijo que hacia las cinco de la mañana las unidades de élite, de la policía antimotines, retomaron el control del lugar donde el martes cerca de mil aborígenes desalojaron a la fuerza a cien soldados que se resistían a abandonar la base militar ubicada en esa zona.

El desalojo de los indígenas había sido ordenado anoche por el presidente, Juan Manuel Santos, quien este miércoles reveló la instrucción en un mensaje por su cuenta en la red social Twitter.

"No quiero ver un solo indígena en las bases militares. Esa es la orden desde anoche", escribió Santos tras anunciar su decisión de viajar este mismo miércoles al Cauca, la que será su segunda visita a la región en una semana.

Un número no informado de miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) retomó el control de Berlín, cerro del que los indígenas nasas o paeces sacaron el martes a empujones a unos cien soldados que habían establecido su base en la montaña. Ver las imágenes

Al menos tres aborígenes heridos, uno detenido y otro desaparecido deja la acción policial, aseguró a Efe por teléfono el representante legal de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acín), Carlos Andrés Alfonso.

"Los policías han lanzado de manera indiscriminada gases lacrimógenos en el intento por desalojarnos de nuestro propio territorio", expresó Alfonso desde Toribío, la localidad más afectada por la agitación de los nasas.

El cerro "es un sitio estratégico para las operaciones contra la guerrilla (de las Farc)", defendió el coronel Alarcón en declaraciones a Caracol Radio desde Popayán, la capital caucana.

En el lugar, que acoge antenas de telecomunicaciones civiles, estaba acantonado un contingente de la Fuerza de Tarea Apolo, creado para perseguir a los guerrilleros de las Farc que actúan en la región.

La actividad insurgente en los primeros días de este mes, con hostigamientos y choques con las fuerzas de seguridad, ahondó el conflicto en la zona y llevó a la Acín a declararse en "resistencia permanente".

Por ello, los nasas decidieron exigir a la fuerza pública y a los guerrilleros que se retiraran de sus territorios ancestrales, para lo cual les dio un ultimátum que expiró a la medianoche local del pasado lunes.

El representante de la Acín dijo que su pueblo no cederá en sus exigencias para que les sea aceptada la autonomía que les concede la Constitución y para asumir el control de sus territorios ancestrales.